Series por el Mundo

#TrendingSeries: ‘Parade’s End’ nos trae un Cumberbatch de época


Esta sección de Series por el Mundo vuelve tras un tiempo de desconexión para mostraros qué ver y cómo saciar vuestra sed de series. ¿No sabéis qué hay nuevo en el panorama seriéfilo? Este es vuestro lugar. Series antiguas, series nuevas y sobre todo, series desconocidas. Bienvenidos a este pequeño rincón del mundo y esperamos que os quedéis con nosotros.

Los británicos nos roban el corazón

Hay en estos tiempos que vivimos una gran admiración por los nuevos grandes actores británicos que acabará con la vida de muchas fangirls. En especial mencionaré aquí el hype que hay últimamente con el actor británico Benedict Cumberbatch, que no es algo normal.

ʻParade’s Endʼ es una miniserie de 5 episodios producida por la explosiva alianza de la BBC con HBO. De ahí no puede salir nada mal, ¿me equivoco? Fue nominada a dos Emmy: al Mejor Actor en una Miniserie o Película para TV, con Benedict, y al Mejor Guión de una Miniserie o Película para TV. Se trata de la adaptación a la pequeña pantalla de la tetralogía homónima del autor británico Fox Maddox Ford, escrita en los años 20.

Se ha comparado esta serie con otra producción de época, la gran ʻDownton Abbeyʼ, diciendo que ʻParade’s Endʼ es todo lo que ʻDowntonʼ no pudo ser.

Christopher Tietjens es un joven aristócrata eduardiano cuyo principal pasatiempo es corregir los errores que encuentra en la Enciclopedia Británica. Al parecer este es el tipo de papeles que llaman la atención de cultivado actor británico. Como buen Tory, de los últimos de su época, es defensor de su ideología conservadora. Christopher tiene un conjunto de valores tan bien definidos que el propio Cumberbatch afirma, que moriría feliz si él mismo los tuviera. Es un buen hombre, que seguirá hasta el final sus deberes y honor, incluso en un mundo tan caótico como el que se le venía encima.

La Gran Guerra acaba de estallar y Tietjens es llamado al frente, como capitán. Es en este ambiente de pérdida, tragedia y el más puro terror que se desarrolla nuestra historia. Se tratan hasta los más pequeños quehaceres de la vida diaria en las trincheras. Hay grandes juegos de las altas esferas que hacen ver al joven capitán que la guerra no es tan diferente de la aristocracia, los manejos e injusticias así como la corrupción se ven en la serie.

Sin embargo, por estelar que sea la actuación de Cumberbatch en la serie, es Rebecca Hall la que consigue acaparar todas las miradas con su más que brillante representación de la esposa de Tietjens, Sylvia Tietjens.

A pesar de la poca atención que le presta su cuadriculado marido y la cantidad de admiradores que tiene, no consiente abandonarlo, más que nada por el reto que supone poder seducirlo para que caiga a sus pies. Es infiel, le vendrían bien un par de antipsicóticos y no sabe aceptar una negativa. Es más que posible que lleguéis a odiarla, a lo largo de los episodios, pero es sin duda la gran protagonista.

Un triángulo amoroso

También se ve un poco el trasfondo que había en obras como ʻOrgullo y Prejuicioʼ, donde la protagonista, defensora de sus derechos como mujer, sin deseos de atarse a ningún hombre que la manipulase, se vio atraída hacia un aristócrata bastante odioso en un primer momento. Esta es la relación de la sufragista Valentine Wannop (Adelaide Clemens) con Tietjens. Pero su personaje es el más débil de todos, teniendo que luchar por ganar protagonismo contra la extraordinaria Sylvia.

Para no hacer spoiler a los futuros seguidores de la miniserie británica, hasta aquí puedo leer sobre esta magnífica co-producción de la BBC y la HBO.

No ocupará demasiado tiempo de vuestras vidas y merecerá la pena pasar unas horas frente a vuestras pantallas viviendo la emoción y el dolor por el que pasan en ʻParade’s Endʼ.