Series por el Mundo

Save ‘In The Flesh’: Los seguidores se niegan a despedirse y piden más


La serie británica ‘In The Flesh’ ha dado mucho de qué hablar en las redes sociales desde que el día 8 del pasado junio acabara su segunda temporada sin dar a conocer aún si habría una tercera. Y es que no es tan simple como parece, no basta con comprobar las audiencias y firmar un contrato. Esta serie se emite por el canal BBC Three que se enfrenta a una posible clausura, para pasar a ser únicamente un canal online, para el otoño de 2015. Pero, ¿es ese el único obstáculo que impide la confirmación de una tercera temporada para la serie?

Tras un apocalipsis en el que muchos se levantaron de sus tumbas, la sociedad tiene que enfrentarse a la acogida de sus fallecidos seres queridos, ya rehabilitados para no seguir siendo unos “come-cerebros” tan estereotípicos. Pero no todos están de acuerdo y hay violencia, rechazo y desconfianza en lo más profundo de la sociedad post-alzamiento.

De esta manera tan peculiar se tratan temas como el miedo a lo desconocido e intolerancia, así como el suicidio, la depresión y las creencias, religiosas principalmente, llevadas al extremo. También surge el tema de la bisexualidad y pansexualidad, aunque no se le da mayor importancia, como en otras series en las que se tratan la homofobia y la manera en que los que rodean al personaje reciben la noticia casi como temas principales.

Todo lo que es justo esto lo que hace del protagonista, Kieren Walker, de dieciocho años y con una depresión que lo llevó a la muerte prematura, un personaje más real que la mayoría. Su forma de enfrentarse a situaciones diferentes hace de estas relaciones algo más realista, que de verdad llega al público, sin necesidad de causar gran revuelo sobre el tema. Esto es lo que se podía leer en el artículo de la web Free Thoughts Blog  Todo esto, hace por tanto de esta serie un “must-see” del panorama seriéfilo actual, pues la manera en la que aborda todos estos temas es digna de admiración y debería sin duda ser un ejemplo que muestre cómo actúan algunos y cómo deberían cambiar ciertas situaciones.

Entonces, ¿por qué cancelarla?

El gran problema que tenemos ahora los seguidores de esta magnífica serie es que nos enfrentamos a una posible cancelación. Aún no hay confirmada una tercera temporada y no hay tampoco grandes explicaciones del porqué. Sin embargo, muchos medios deducen que, al tratarse de una serie emitida por BBC Three, el más que posible cierre del canal afectará al futuro de la serie.

Los datos de audiencias no reflejan una acogida negativa de la serie, al contrario, al menos para su primera temporada. Porque según The Daily Dot, perdió 65.000 espectadores a lo largo de su segunda temporada, y el final fue visto por sólo 300.000 personas en el Reino Unido. Sin embargo, en este año 2014 ha obtenido nada menos que dos BAFTAs.

En una entrevista al creador, Dominic Mitchell, llevada a cabo por la página web Den of Geek, hablan de la serie como si fuera a tener más temporadas y mencionan la idea de un especial de Navidad, o eso esperamos todos, especialmente su creador. Pero aún no hay certeza alguna con respecto a ese tema.

#SaveInTheFlesh

Ha habido, desde que acabara la segunda temporada y se filtrara la información sobre su posible cancelación, un gran revuelo en las redes sociales. Al igual que ocurrió cuando los fandoms se revolucionaron para que hubiera una tercera temporada de ‘Hannibal’, o la continua lucha para que el personaje de Castiel siga siendo protagonista en la serie ‘Supernatural’, en Twitter, Facebook y demás podían leerse mensajes de fans llenos de ganas de que renovaran la serie, todos con el hashtag #SaveInTheFlesh.

En conclusión, aún es bastante incierto lo que el futuro le depara a esta serie, aunque sin duda estaremos atentos al más mínimo cambio de opinión de los mandamases de la BBC. Ha ocurrido con otras series de la BBC Three que van a ser trasladadas a la BBC Two, pero aún no hay noticias sobre el traslado de ‘‘In The Flesh’’.

Sin duda, justo lo que esta gran serie necesita es un un cambio. Moverla a una cadena de mayor audiencia como es la BBC Two atraería más ojos aún, que sin duda no podrían volver a despegarse de la pantalla hasta ver cómo se resuelven los problemas del joven Walker.

Aunque si sigue abordando los obstáculos y dilemas que afrontan nuestros protagonistas como si de la vida real se tratase, lo más posible es que sus problemas sólo vayan en aumento y jamás tengan un final cerrado, como en la mayoría de las series que hoy en día se emiten. Y es que esta serie si algo tiene es que es un reflejo exacto, zombie arriba, zombie abajo, de la sociedad actual.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!