Series por el Mundo

‘Once upon a time’: ¿Fue realmente un acierto el final de la tercera temporada?


Los creadores y productores ejecutivos de Once upon a time nos han sorprendido con un final de temporada un tanto atípico en el que tenemos un viaje en el tiempo. Pero ¿ha sido un acierto o un error? ¿Deberían hacer antes el viaje en el tiempo y dejar la muerte de Zelena para el final? Algún fan de la serie ha calificado el doble capítulo final como aburrido. ¿Qué opináis? Veamos cuáles han podido ser los fallos.

En primer lugar el más evidente, meter el momento culminante de la segunda parte de la temporada (la derrota de Zelena) en el capítulo anterior, no nos daba expectativas de intriga y querer saber. No dejaba ninguna incógnita abierta para el final, salvo quizás, la reacción de Bella a la traición de Rumple, algo que nos ha quedado pendiente para la próxima temporada.

Segundo. ¿Cuál ha sido el propósito del viaje en el tiempo? No es como si hubiésemos descubierto algo más de la historia de Snow, Charming o Emma. Entonces ¿cuál es el propósito? Porque la única consecuencia ha sido la vuelta de Marian, con la consiguiente vuelta de la rivalidad Regina-Emma dado que es Emma quien la salva.

Y dejadme que os diga una cosa, no me parece un movimiento inteligente hacer que Regina retroceda en el camino que ha recorrido toda esta temporada. Personalmente me encantó ver como ella y los Charmings fueron capaces de hacer frente a sus diferencias y trabajar juntos por un objetivo común, salvar a Henry, y derrotar a Zelena.

Cierto es, que al final del capítulo, Emma termina despejando sus dudas y descubriendo que su autentico hogar esta en Storybroke, pero eso podían haberlo hecho de otra forma. Por ejemplo, haciéndoles volver a Nueva York ahora con los recuerdos, y que se diese cuenta de que echaba de menos a Snow y Charming.

Y si el motivo último era esa escena final en la que vemos aparecer a la Reina Elsa justo después de que Regina le dice a Emma que espera que no se trajese a nadie más con ella del pasado, podían haberlo introducido de otra manera… además de que ya se han empezado a oír las primeras críticas a esa decisión.

En conclusión, puede que Adam Horowitz y Edward Kitsis, los creadores de la serie, se hayan metido en un pozo sin fondo del que veremos cómo salen en la T4. ¿Qué opinas tú del final de la tercera? ¿Crees que ha sido una decisión acertada? Deja tu opinión en los comentarios.