Series por el Mundo

Los Gallagher planean nuevas estafas para sobrevivir al duro invierno, en la 3ª temporada de ‘Shameless’ en FDF


La vida “normal” de Fiona junto a su novio Jimmy contrastará con los problemas judiciales de Lip, el preocupante estado de salud de Frank y las vicisitudes de Jody como padre primerizo.

La nueva entrega de episodios acogerá las intervenciones estelares de tres conocidos nombres de la televisión estadounidense: Harry Hamlin (“La ley de Los Ángeles”), Bradley Whitford (“El ala oeste de la Casa Blanca”) y Jake McDorman (“La jungla 4.0”).

Sin un momento de descanso, la familia Gallagher ha vivido un convulso verano en el que se han visto inmersos en secuestros, muertes, nacimientos y la explosión de un laboratorio de metanfetamina. Sin ahorros y nuevamente en una situación límite, los hijos de Frank Gallagher tendrán que hacer frente a un duro invierno en Chicago en la tercera temporada “Shameless” que Factoría de Ficción estrenará el próximo lunes 28 de julio, a partir de las 00:00 horas.

La lucha por la supervivencia obligará a los miembros de esta atípica saga familiar a agudizar su ingenio para perpetrar nuevas estafas y engaños en los nuevos capítulos de esta ficción, nominada en tres ocasiones a los Premios Emmy y protagonizada por William H. Macy, Emy Rossum, Emma Kenney, Ethan Cutkosky, Cameron Monaghan y Jeremy Allen White.

Destacados secundarios de la televisión estadounidense llevarán a cabo sendas apariciones estelares en “Shameless” como Harry Hamlin, (“La ley de Los Ángeles”, “Mad Men”, “Veronica Mars”), en el papel de Ned, amor de Ian que será víctima de una paliza; Bradley Whitford (“El ala oeste de la Casa Blanca”), que encarnará a Abraham Paige, un poderoso, elegante y sofisticado gay y activista político que brindará su ayuda a la disfuncional familia; y Jake McDorman (“La jungla 4.0”, “Greek”, “Qué pasa con Chelsea”), como Mike Pratts, el afable jefe de Fiona que despertará el interés de la joven.

Problemas judiciales, aventuras amorosas y nuevas responsabilidades paternales, en los nuevos capítulos de “Shameless”

Toda una vida al límite y ahora la “normalidad” dificultará la convivencia de Fiona con Jimmy, su actual pareja sentimental. Incapaz de acostumbrarse a la rutina de la vida doméstica, la primogénita de Frank Gallagher volcará su energía en su trabajo: primero como encargada de un bar de copas y luego como empleada en prácticas de una importante empresa, donde mantendrá una aventura amorosa con Mike, su jefe.

Años de alcoholismo han hecho mella en la salud del patriarca de los Gallagher que, a su regreso de México, solicitará atención médica especializada. Cuando le deniegan los beneficios sociales, Frank contactará con un político local para tratar de mejorar su situación, al tiempo que se convertirá en el principal defensor de los derechos del movimiento gay.

Por otra parte, Jody y Sheila se estrenarán como padres primerizos. La continua atención que requiere su bebé les sobrepasará, al tiempo que buscarán a alguien que les eche una mano a cuidar al pequeño. Tras robar un láser en un concurso de robótica, Lip será condenado a realizar servicios comunitarios, labor que llevará a conocer a bondadosos jóvenes de los que intentará aprovecharse.

Frank trata de cruzar la frontera estadounidense con la ayuda de traficantes de droga mexicanos, en el arranque de “Shameless”

En el primer capítulo, Fiona y Jimmy llevan varios meses viviendo juntos y a ella le cuesta aceptar la nueva normalidad de su vida. Tras ser despedida del trabajo por realizar una limpieza de riesgo biológico, la joven estudia diversas opciones laborales. Mientras, Frank se despierta en la ciudad mexicana de Juárez sin dinero ni pasaporte. Determinado a regresar a su hogar, el patriarca de los Gallagher pide ayuda a los traficantes de droga locales para que le ayuden a cruzar la frontera. Por otra parte, Lip es condenado a realizar servicios comunitarios, mientras que el cuidado de su bebé recién nacido deja exhaustos a Jody y Sheila.

Y en el segundo episodio, Fiona, aterrorizada, apenas puede creer que haya dado 1.000 dólares a Meg para hacerse cargo de la gestión del bar de copas, ya que ignora cómo se lleva el negocio de la hostelería. Cuando Frank vuelve a su casa completamente ebrio, nadie se alegra de su regreso, salvo Debbie. Agobiados por la continua atención que requiere el bebé, Sheila y Jody creen que Frank es la única persona ser el único capaz de tranquilizar al pequeño. Además, Lip comienza sus servicios comunitarios y conoce a Casper y a un grupo de chicos decididos a hacer el bien.