Series por el Mundo

La unión Emma-Regina, la fuerza de Elsa y el pasado de la Reina de las Nieves en el 4×05 de ‘Once Upon a Time’


“Breaking Glass” así se llama el nuevo capítulo de esta semana de “Once Upon a Time” y, realmente, es uno de los más impactantes de lo qué llevamos de temporada e, incluso nos atrevemos a decir, que uno de los mejores de toda la serie.

¿Qué nos presenta este capítulo? Pues, por fin, más minutos a Regina con momentos espectaculares, Elsa más poderosa y, como ya se anunció, se empieza a indagar en el pasado de Emma. ¿Empezamos? Como siempre, MUCHOS SPOILERS.

El capítulo se inicia con la Reina de las Nieves, en su cueva helada, realizando un hechizo para crear algo que tiene ojos brillantes. ¿Qué será? Durante el capítulo lo sabremos.

Mientras tanto, nos encontramos al tándem Elsa-Emma en la comisaria, intentando averiguar algo más sobre el paradero de Anna. Mientras Hook le dice a Emma que se llevará a Henry a dar una vuelta en barco y Will le pincha diciendo que utiliza el truco de conquistar al hijo para llevarse a la madre, Elsa encuentra las fotos que había realizado Sidney en la primera temporada. Mientras recuerda aquellos hechos se percatan que, entre las fotos, hay una de Emma con la Heladera de las Nieves pero ella, no recuerda nada de esto.

Emma decide ir a intentar sacar más información a Regina sobre esta foto que se encuentra en la cripta de la familia intentado buscar la cura para la maldición de Marian. Mientras tanto, La Reina Malvada, le exige a Sidney que, como recordaréis, se encuentra encerrado en el espejo, que encuentra a la Reina de las Nieves para obligarla a que destruya la maldición que ha convertido a la mujer de su amado Robin Hood en un gran helado.

Al llegar a la entrada del mausoleo, Elsa, que acompaña a la Salvadora, le dice que siempre se le dan nuevas oportunidades a las personas y que, por mucho que se rompa la confianza, se puede recuperar. La Reina de Arendelle decide esperar en el coche mientras Emma habla con Regina.

 

Y, como es habitual, salto de tiempo pero, esta vez, nos quedamos en nuestra tierra y, como protagonista, Emma en su adolescencia. La vemos en un supermercado intentando robar un paquete de galletas (o pasteles de hacer en casa) y en el momento que la pillan, una joven de su misma edad le salva el cuello. Desde ese momento, empiezan una aventura entre ellas qué las llevará a ser “amigas para siempre”.

De nuevo, en la cripta de Regina, Emma le pide que le ayude y para averiguar si sabe algo de la foto. Ella, le niega tal existencia y le dice que no hace falta que le ayude a encontrar la cura de Marian. Cuando la joven marcha, Sidney aparece en el espejo con la noticia que ha encontrado el escondite de la Reina de las Nieves.

Cuando Emma sale de la cripta, descubre que Elsa no esta en el escarabajo amarillo donde la había dejado. Lo que no sabe es que, mientras discutía con Regina, a la rubia de Arendelle, se le había aparecido su hermana y había ido detrás de ella.

 

Momento ÉPICO cuando crea unas escaleras iguales que las de la película de Frozen y sube al mismo ritmo. Algo que seguro, a los seguidores de la película de Disney, le habrá emocionado.

En la búsqueda de Elsa, Emma se encuentra con Regina que anda buscando el escondite de La Reina de Hielo. Al encontrar las escaleras creadas por Elsa, las dos mujeres con poderes mágicos las suben y se encuentran una tempestad provocada por la Reina de las Nieves qué, con la ayuda de Sidney les han tendido una trampa.

Las escaleras empiezan a desmoronarse y Emma y Regina huyen y consiguen cruzarlo, pero no es la única sorpresa que les tenía preparada la Reina de las Nieves. Al llegar al otro lado de la montaña, se encuentran con un gran muñeco de nieve. No, no es Olaf, si no un gran tempano de hielo con forma de gladiador. Las chicas intentan atacarlo por separado pero sin efecto, de esta manera, Emma le dice a Regina que es mejor permanecer unidas y, al utilizar las dos su magia a la vez, consiguen descongelarlo y transformarlo en un gran charco de agua.

Pero, ¿dónde está Elsa? Encadenada. Después de estar persiguiendo a un espejismo de Anna, de construir la escalera y subirla a toda prisa, descubre que todo era una trampa de la Heladera Malvada qué la encadena, no sin antes enseñarle a una Anna congelada que, al inicio del capítulo, había creado. Otra de las referencias a la película que, en este capítulo, esta plagado.

Una vez encadenada, le dice que tiene que tener miedo, que el miedo es lo que ella necesita. Mientras la deja atrapada, le dice: Voy hacer un muñeco de nieve (hazme un muñeco de nieveeeeee) que es el gladiador que han derrotado Regina y Emma que, ahora, se encuentran, una vez más, con la Reina. Mientras intentan atacarla, con dos ligeros movimientos de manos, las atrapa y las empiezan a asfixiar. En, ese momento, aparece Elsa que ha conseguido superar el miedo a estar encadenada y liberarse de la trampa que le había preparado, le azota con un gran golpe de hielo que lanza por los aires a la Heladera con una estupenda frase amenazadora: “¿Quieres luchar? Lucha conmigo”

 

Volvemos de nuevo al pasado de Emma y a su nueva amiga Lily que, después de comprar comida en una tienda con una supuesta tarjeta falsa y de huir de un coche que perseguía a la amiga, esta le cuenta a una inocente Salvadora que también es una joven que ha huido de una casa de acogida y que ya es demasiado mayor para que la adopten. Entonces le propone irse a vivir a una casa al lado de un lago que, sus propietarios solo utilizan en verano.

Emma acepta y se cuelan en una casa residencial, mientras las chicas juegan a la videoconsola y se graban con una cámara de video casero, se prometen ser las mejores amigas para siempre. Una vez dormidas en el sofá, Emma escucha un ruido y ve como una linterna se acerca hacia el comedor donde se encuentran. Una vez las descubren, la persona les dice que es el padre de Lily y Emma, se enfurece y no le vuelve a dirigir la palabra porque le ha mentido.

Y ¿Los Charmings? Pues después de dejar a Bella cuidando del pequeño Neal, preparan un pequeño paseo. Mary Margaret pone muchas pegas a dicho paseo y su afán de sobreproteccionismo a su hijo excusándose que ya los perdió a los dos, a una por una maldición y al otro en manos de Zelena. Una vez, en la comisaría, donde han ido a buscar un walki talkie para dejárselo a Bella por si le sucede algo al bebe, se percatan que Will, que estaba en la celda, ha huido. El Sherrif adjunto Charming le dice a su mujer que vayan en su búsqueda como en los viejos tiempos. Acepta a regañadientes pero, a mitad de camino, le dice que vuelve a casa y deja a David en busca del tránsfuga pero, quién lo encuentra, es Mary Margaret.

Mientras que Will esta haciendo hoyos en la playa para encontrar un mapa, Mary Margaret le dice que ha sido un plan ideado por su marido para que salga de casa y vuelva a recuperar una parte de lo que era (recordad que en los capítulos anteriores ha sido la madre-alcaldesa, madre fotógrafa y ha dejado su lado de Blancanieves guerrera que nos tenían acostumbrado en temporadas anteriores). Sota, que no sabe de qué va de lo que está hablando, al enterarse que es madre y mujer de los sheriffs y alcaldesa, le da la razón para que su condena quede saldada.

 

Y ¿Dónde se encuentran Regina, Emma y la Reina de las Nieves? Las dos madres de Henry mantienen una conversación más que interesante, sincerándose la una de la otra. Mientras Regina le culpa de qué nunca ha pensado en otra persona que en ella, Emma le cuenta que siempre ha querido ser su amiga, que se siente como ella “únicas” en la magia y que, en ocasiones, solas.

Mientras la Reina de las Nieves se encuentra en su castillo acompañado de Sidney que ha traicionado a Regina. Mientras la Heladera sostiene el espejo que le ha robado a Regina de las manos en su lucha, le explica que ya esta liberado, que no necesita nada más de él y le aconseja que se compre un abrigo que le hará falta.

Cuando el genio traidor marcha, la Reina Heladera de las Nieves, rompe el espejo de Regina y uno que tiene en su castillo que, con un pedazo del pequeño de la Reina Malvada, recompone el suyo con la frase “Tendré lo que quiero, una familia”

 

Emma, que después de lo ocurrido y recordar su juventud, se encuentra en la comisaria con la caja de lo único que mantiene de esa época. Cuando Hook entra, la abre y empiezan a mirar los objetos: las gafas de Emma, un anillo, una foto de la chica y Neal que hace emocionar a los dos (e incluso a un servidor) y la cámara de vídeo donde se habían grabado su amiga Lily y ella. Emma, que no la había visto desde entonces, se dispone a verlo por primera vez, una vez se ven el video que se habían grabado las dos chicas, aparecen otras imágenes. Emma en el orfanato, intentando recuperar su cámara que se la ha quitado un compañero y, en esas imágenes aparece, como se va acercando… ¡¡¡¡LA REINA DE LAS NIEVES!!!!

 

¿Qué pasará en el próximo capítulo? ¿Volverán aparecer nuevos muñecos de nieve? ¿Mary Margaret conseguirá recuperar su lado de Blancanieves? ¿Conseguirán Emma y Regina ser las nuevas mejores amigas? Todo, desde los avances, hasta el próximo capítulo, lo podrás leer en Series por el Mundo.

Mientras tanto, os dejamos con las fotos del capítulo para que las disfrutéis.

                                    

                                                                                                             

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!