Series por el Mundo

La detective Carrie Wells se une a la Unidad de Delitos Graves de Manhattan, en la 2ª temporada de ‘Imborrable’ en Divinity


En la nueva entrega de la serie creada por John Bellucci y Ed Redlich, Poppy Montgomery (‘Sin rastro’), dando vida a la hiperamnésica agente policial, utilizará su extraordinaria habilidad memórica para esclarecer nuevos y complejos casos criminales.

‘Imborrable’ se suma a las “Series Que Enamoran” de Divinity, sello que acoge ficciones estadounidenses protagonizadas por carismáticas mujeres como ‘Scandal’, ‘Anatomía de Grey’ y ‘El cuerpo del delito’.

Es incapaz de olvidar y puede recordar pormenorizadamente detalles, conversaciones, fechas y lugares de cada momento de su vida. Su hiperamnesia le ha convertido en la detective más joven de la historia de la policía de Siracusa y tras colaborar en la brigada de Homicidios del distrito 11 en el último año, Carrie Wells entrará a formar parte de la Unidad de Delitos Graves de Manhattan junto a Al Burns, su antiguo amor, en la segunda temporada de “Imborrable”, que Divinity estrenará mañana miércoles 22 de octubre, a partir de las 22:30 horas.

Poppy Montgomery y Dylan Walsh encarnan a los protagonistas de este drama policial al que se incorporan en la nueva entrega de capítulos cuatro grandes secundarios de la televisión estadounidense: Jane Curtin (‘Kate y Allie’), Dallas Roberts (‘The Walking Dead’), Tawny Cypress (‘House of Cards’) y James Hiroyuki Liao (’24’).

Tras reunir a una media de 8,2 millones de espectadores en su segunda entrega de episodios en Estados Unidos, ‘Imborrable’, basada en el relato corto ‘The Rememberer’ del novelista norteamericano J. Robert Lennon, se unirá a las “Series Que Enamoran” del canal, en la que figuran aclamados y exitosos títulos como ‘Anatomía de Grey’, ‘El cuerpo del delito’ y ‘Scandal’.

La Unidad de Delitos Graves, nuevo centro de trabajo de Carrie Wells y Al Burns

La completa resolución de los casos criminales investigados en el barrio de Queens ha convertido a Carrie Wells (Poppy Montgomery) y a Al Burns (Dylan Walsh) en uno de los equipos más eficientes de la Policía Nueva York. La portentosa habilidad memórica de Wells y el olfato policial del detective Burns suscitan atención de Eliot Delson (Dallas Roberts), jefe de la Unidad de Delitos Graves de la Policía de Nueva York, que requiere la incorporación de ambos a su equipo de trabajo.

Wells aceptará la propuesta de Delson a cambio de que incluya en el equipo a Joanne Webster (Jane Curtin), la médico forense de Queens. Utilizando su portentosa habilidad, Carrie iniciará una nueva etapa profesional como detective en la que afrontará complejos desafíos como impedir que un asesino acabe con la vida a un activista africano a favor de la paz, descubrir la conexión entre el asesinato de un joven piloto con una trama de falsificación de coches de alta gama o investigar la extraña muerte de un profesor universitario que llevó a cabo un estudio clínico sobre Wells.

El secuestro de la hija de un multimillonario, primer caso de Carrie como detective de Manhattan

Carrie Wells y Al Burns acuden a la tecnológica sede de la Unidad de Delitos Graves de la Policía de Nueva York para participar en una reunión sobre el secuestro de Lara, la hija de 11 años del promotor inmobiliario multimillonario Ari Sonneland y de su esposa Alison. Junto a los detectives Jay Lee y Cherie Rollins-Murray, examinan el terreno en busca de evidencias antes de interrogar a los padres de la niña. Sin embargo, cuando Carrie combina los recuerdos de la escena del crimen con lo que ve en la habitación de Lara, descubre que Ari y Alison han estado en contacto con los secuestradores.