Series por el Mundo

La aparición de Cupido remueve los sentimientos de Oliver en el 3×07 de ‘Arrow’


Más vale tarde que nunca, así que aquí os traemos el análisis del séptimo episodio de ‘Arrow’: “Draw Back Your Bow”.

El anterior episodio acabó con una nueva aparición: una villana llamada así misma Cupido. Lo que nadie sabía es que la aparición de esta nueva villana iba a tener bastante repercusión en la vida de los personajes. En especial de Oliver y Felicity.

Antes del inicio del capítulo, nos recuerdan todo lo que pasó con ambos personajes al principio de temporada. Por lo que se veía que ‘algo’ iba a pasar entre ellos dos. Y como Team Olicity que soy lo agradecí, ya que en estos últimos episodios no había pasado nada destacable. A partir de aquí hay muuchos spoilers.

El séptimo episodio de Arrow empieza trasladándonos seis meses atrás, a la temporada anterior. Cuando Oliver consigue salvar a una chica del ataque de uno de los soldados de Slade. Esta chica es Carrie Cutter (Cupido) y, desde el momento en que Arrow la salva, se obsesiona con su salvador llegando a ser algo enfermizo.

 

Ya de vuelta a la actualidad, nos encontramos con un cadáver vestido igual que Arrow. No se trata de cualquier persona. Es Isaac Stanzler, quién fue arrestado en el anterior episodio. Esto hace pensar a Oliver que alguien está intentando llamar la atención de Arrow.

 

Por otro lado, Felicity sigue trabajando en la empresa como de costumbre. Lo que no se espera es ver a Ray haciendo ejercicio en mitad del despacho. ¿Es una casualidad que esté haciendo el mismo tipo de ejercicio que Oliver? Ray convence a Felicity de acudir a una cena de negocios con él. Además, le regala un precioso vestido y ésta es incapaz de decir que no.

 

Diggle y Oliver siguen buscando a la admiradora secreta de Arrow. Pero cuando necesitan la ayuda de Felicity, ven que está saliendo por televisión junto a Ray Palmer quién está dando una especie de rueda de prensa. Y es en ese momento en el que empiezan los celos y la rabia de Oliver. Por un lado está el hecho de que la empresa familiar ha cambiado de nombre, por otro está el que Felicity apoye a Ray. Además, todos sabemos la gracia que le hace a Oliver ver a Felicity con Palmer.

 

Pero es gracias a esa rabia, que descubren un mensaje secreto en la flecha de Cupido. Una dirección. Cuando ambos llegan al apartamento no hay nadie, pero descubren una habitación empapelada con artículos de Arrow. Sea quien sea Cupido, realmente tiene una obsesión. Además, la llamada de ésta solo hace que confirmarles el trastorno de Cutter. Ella le explica que matará por él tal y como hizo con Isaac. Así que decide enviarle una fotografía de su próxima víctima.

 

Felicity se pone en busca de la dueña del teléfono y de la futura víctima y Oliver le pide estar al 100%. Lo que no se espera es que ella le diga que no podrá esa noche porque Ray le ha invitado a cenar. La cara de Oliver es un poema. Y como suele hacer, en vez de expresar sus sentimientos, decide aguantar y callarse.
Pero como todos sabemos, Felicity encuentra lo que sea tan rápido como Flash. Y en un segundo sabe a quién pertenece el móvil: Currie Cutter. Y lo más importante: dónde retiene a su víctima. Durante esa escena, es imposible no ver el helecho que Felicity regaló a Oliver. Está situado justo entre ellos y creo que es una buena manera de recordar todo lo que ambos fueron en un momento.

 

Tras encontrar en lugar que estaban buscando, Arrow y Arsenal se dirigen hacia el invernadero, pero Arsenal no está en su mejor momento por lo que le tocará a Arrow salvar a la víctima.

 

Y si hay alguien que realmente sea el Cupido de la serie, sin duda es John Diggle. Desde el primer momento ha sido el intermediario entre Oliver y Felicity. Y ahora que parecen más distanciados que nunca, hará todo lo posible para volver a unirlos.

Incluso presentarse en el despacho de Felicity. Diggle intenta hablar con Felicity sobre lo que hay entre ella y Palmer. Además, le dice que Oliver está hecho un lío. Pero Felicity piensa que él ya hizo su elección. Aun así, John intenta hacerle ver que Oliver tomó una decisión equivocada, y que verle a ella con Ray le está superando. Se nota que ella está dolida por la elección que hizo Oliver, aunque no por ello piensa ir detrás de él. Ahí vemos que parece Felicity es igual de orgullosa que Oliver. Y, aunque según ella no hay nada con Ray, tendría que ser Oliver quién hable con ella y no John.

Como detalle, os explicaré que si os acordáis del primer episodio de esta temporada, Oliver le dice a Felicity que cuando se conocieron ella estaba usando un bolígrafo rojo. Por otro lado, cuando ésta conoció a Ray usaba un bolígrafo azul. El vestido de la cita con Oliver era rojo y el de Ray es azul. Y justo cuando llega John a hablar con ella, Felicity tiene dos bolígrafos en la mesa: el rojo y el azul. Pero está usando el primero y de hecho, cuando se marcha John se queda mirándolo ¿serán mensajes ocultos de los guionistas?

 

Por su parte, Oliver decide visitar a la psiquiatra que atendió a Cupido. Esta escena es bastante interesante, ya que no sólo se habla el diagnóstico de Carrie, sino que la psiquiatra se anima a dar su opinión sobre el comportamiento de Arrow. Aunque personalmente, creo que a Oliver le ha afectado el oír el diagnóstico de Carrie ya que en algunos aspectos son bastante parecidos.

 

A Cupido parece que se le da bastante bien utilizar a los hombres para conseguir aquello que desea. Y cuando lo consigue y ya no les necesita, no duda en matarlos. Eso es justo lo que le sucede al informático que le ayuda a descubrir dónde se encuentra la ‘guarida’ de Arrow.

 

Oliver vuelve a necesitar la ayuda de Felicity, pero Diggle le hace ver que necesita mucho más de ella. Y POR FIN Oliver consigue expresar sus sentimientos, aunque sea delante de John. Le molesta que salga con Palmer y que siga adelante con su vida. Y tal y como dijo Felicity, ambos tomaron una decisión y lo único que desea es que sea feliz. Pero Diggle, quién se ha convertido en la máxima representación del Team Olicity, le dice que si realmente quisiera eso estarían juntos.

 

La cena con Ray parece que va viento en popa. Pero Felicity no duda en ayudar a John a encontrar a Cupido. Durante la cena, ésta consigue convencer al cliente de que venda su mina tras un discurso sobre Ray que deja a todos con la boca abierta. Por lo que explica, Ray Palmer es mucho más que un hombre de negocios.

 

Por otro lado, Diggle habla con Oliver para decirle que Carrie se encuentra en Verdant. Y hablando del Verdant, Thea quiere encontrar a un buen DJ para la discoteca pero no hay ninguno que le convenza. Parece que la reapertura no está teniendo mucho éxito, hasta que aparece Chase. De momento no sabemos mucho sobre él, pero parece que dará mucho juego.

 

Finalmente, Oliver consigue convencer a Carrie de que lo mejor es quedar en otro sitio. Así que con Felicity de vuelta, Arrow se dispone a ‘cazar’ a Cupido.

Lo que Oliver no se espera es acabar explicándole a Carrie sus sentimientos. Oliver sabe lo que es querer a alguien pero no poder estar con esa persona, desear que las cosas pudieran ser diferentes pero no lo son, porque no puede estar con nadie, tiene que estar solo. E imaginaos la cara que se le queda a Felicity (y a Diggle) cuando lo escucha. Carrie tampoco parece demasiado contenta con lo que acaba de oír. Ella y Arrow se enzarzan en una pelea que a punto está de costarme la vida a ambos. Finalmente, Carrie es entregada a Waller.

 

Tras la pelea, Oliver vuelve a encontrarse con Diggle. Éste último le invita a cenar a su casa y Oliver lo rechaza. Además John le explica que Felicity escuchó todo lo que le dijo a Carrie y que ella no desea estar sola. Que será mejor que Oliver hable con ella antes de que sea demasiado tarde.

 

Por su parte, Felicity parece que no descansa ni de noche ya que se encuentra en su nuevo despacho trabajando. Por sorpresa, aparece Ray para decirle que gracias a ella han conseguido la venta de la mina. Y al final, casi sin saber cómo, acaban besándose.

Para sorpresa de todos, Oliver aparece dispuesto a hablar con Felicity. Además de las palabras de John, creo que lo que le hizo cambiar de opinión fue sus recuerdos que vamos viendo a lo largo del episodio. Pero como dijo Diggle, era demasiado tarde.

 

Parece que ahora Oliver está ¿arrepentido? Lo que es seguro es que bien no está. Así que él y Roy, quién realmente tampoco está pasando un buen momento, acaban aceptando la invitación de John a esa cena de reflexión.

 

Para finalizar el episodio, vemos a Ray Palmer mirando la proyección de lo parece ser un traje. Y quién será el próximo villano a cazar: El capitán boomerang.

 

Si te ha gustado el capítulo, no te pierdas la galería de fotos de ‘Draw Back Your Bow’.