Series por el Mundo

Jeff Rake: “‘Los Misterios de Laura’ es una serie que vale su peso en oro”


Aunque poco a poco se va implantando en Europa la figura del showrunner – responsable último de un programa o serie de televisión cuyo objetivo, entre otros, pasa por dotar al mismo de coherencia en sus aspectos generales y en su día a día – se trata de un puesto habitual en la televisión americana. Uno de los más conocidos es Jeff Rake, escritor y productor ejecutivo responsable de ‘The Mysteries of Laura’ (en España en exclusiva en Cosmopolitan Televisión), la producción basada en la serie española ‘Los Misterios de Laura’ y en la que Debra Messing asume el rol de María Pujalte en la versión española.

El guionista habla sobre su trabajo como máximo responsable de la serie y opina sobre temas diversos, incluyendo por descontado todo el proceso de adaptación de ‘Los Misterios de Laura’ al mercado americano. Rake ha firmado un acuerdo exclusivo con Warner Bros. TV por el que durante dos años continuará con ‘The Mysteries of Laura’ y además desarrollará nuevos proyectos para esta importante productora y distribuidora americana. El guionista ha sido también coproductor ejecutivo de otras series como ‘The Tomorrow People’ y con anterioridad había creado el piloto de la serie ‘Boston Legal’, entre muchos otros trabajos.

¿Cuáles son las principales fuentes de inspiración para todos los guionistas a la hora de crear un piloto?

En las series cualquier cosa.  En Los Ángeles, el proceso de creación admite ideas de toda procedencia. El mayor lujo para el guionista de un piloto es encontrar un estupendo material de base y ese fue el caso de ‘The Mysteries of Laura’, un piloto y una serie muy bien definidos, con magníficos personajes e historias fabulosas. Y cuando algo así te llueve del cielo, como guionista y creativo de televisión, es como que te toque la lotería.

¿Qué opinas de la tendencia de crear series basadas o inspiradas en filmes, como ‘Bates Motel’ o ‘Fargo’?

Bueno, puede dar un resultado estupendo o no tanto, dependiendo de cómo se traslade ese material de la gran pantalla a la pequeña pantalla. Con cualquiera de estas películas, ya sea ‘Bates Motel’ o ‘Fargo’, la adaptación debería ser tan buena como la gente que está adaptando el material de partida.  En esos dos casos, han tenido un gran éxito aquí en  Estados Unidos y estamos encantados con la oportunidad de adaptar las películas.

Al escribir el argumento de una serie, ¿cuál es la diferencia según sea para una cadena normal o de pago (cable)?

Desde mi perspectiva tienen que ver con qué énfasis se le da a la trama en un episodio dado frente al peso que tienen los personajes en un piloto.  Así, por ejemplo, para ‘The Mysteries of Laura’ me encargaron crear la serie para su emisión en una network – en abierto – para garantizar que incluíamos todos los planteamientos típicos para este tipo de producción. Es cierto que hay un poco más de presión en las series emitidas en abierto, que deben mostrar cómo es el personaje y los giros en esos 43 minutos comprimidos, mientras que en la tele de pago suelen darte más margen y más tiempo para desarrollar tramas y personajes.

¿Cómo te sientes con la llegada de The Mysteries of Laura a la televisión americana esta temporada?

Personalmente no podría estar más entusiasmado de que ‘The Mysteries of Laura’ haya llegado a la televisión. Para mí, como autor de la versión estadounidense, ha sido un periplo de 18 meses. Leí por primera vez el guión del piloto de la versión española.  Posteriormente, vi ese primer episodio piloto. Y ya por entonces, en marzo de 2013 tenía muy claro que valía su peso en oro como material de partida para una teleserie estadounidense.  Pero luego pasaron muchísimos meses; de hecho año y medio entre que se presentó la serie, se escribió el guion, se buscó el reparto y se rodó el piloto, se pulieron flecos en el proceso de montaje, que me llovieran del cielo tan estupendas noticias en mayo de este año, como es que iban a emitirla….

Y empezó el proceso de producción de la serie….

Sí. Pero aún faltaba contratar guionistas para los demás episodios, y ahora a mucha gente le parece el inicio de la aventura cuando para mí ya ha sido toda una maratón llegar hasta aquí, así que es muy gratificante y emocionante, y el que estemos viendo tantas respuestas e interés en internet y redes sociales es increíblemente satisfactorio y estoy deseando que la serie tenga un largo recorrido.

¿Qué les parece inspirador a los guionistas estadounidenses de la ficción extranjera en general?  ¿Y más en concreto de los formatos españoles?

Creo que lo que más influye y más inspira a los guionistas televisivos americanos que parten de material extranjero, en concreto de origen español, es que a menudo vemos que se atreven a ir más allá, rompiendo esquemas en cuanto al tono habitual en la interpretación de los personajes, la estructura narrativa de la historia, que nos hacen planteárnoslo de forma menos convencional de lo que vemos típicamente los americanos en televisión. La primera vez que vi el episodio piloto de Laura aluciné con las elecciones cómicas tan originales que se hacían en giros inesperados e incongruentes pasando de la comedia al drama y viceversa.

“Los guionistas vemos cómo se toman muchísimas decisiones arriesgadas en series episódicas de otros países y eso nos da la libertad y la confianza para tomar elecciones creativas que no tomaríamos si nos centráramos en series estadounidenses”

Había decisiones sobre el tono que no suelen verse en nuestra televisión.  Y eso me estimuló, como guionista a ir más lejos y tomar más elecciones inesperadas para sorprender al público con cada escena y cada episodio, y me apoyo en el tono fílmico de la versión española original cada semana. Creo que todos los guionistas televisivos como yo, que han tenido la suerte de adaptar formatos extranjeros, se sienten igual. Y es que vemos cómo se toman muchísimas decisiones arriesgadas en series episódicas de otros países, y eso nos da la libertad y la confianza para tomar elecciones creativas que no tomaríamos si nos centráramos en series estadounidenses como las que nos han precedido.

Además de ‘Los misterios de Laura’ esta temporada también se ha adaptado otra serie española para la televisión estadounidense, ‘Pulseras rojas’. ¿La has visto? ¿Qué te parece la adaptación de otro éxito procedente de España?

Bueno, para ser sincero, estoy tan ocupado que no paro,  escribiendo, montando, haciendo castings y produciendo ‘Los misterios de Laura’, que prácticamente no he visto otra cosa esta temporada.  Dicho lo cual, he visto varios tráileres de ‘Pulseras rojas’ y tiene una pinta estupenda, me encanta el reparto, me encanta el tono de la serie y resulta muy gratificante ver otras adaptaciones de series españolas abriéndose paso en nuestras pantallas. De hecho, ‘Pulseras rojas’ y ‘Los misterios de Laura’, según recuerdo, se estrenaron la misma noche. Fue una estupenda coincidencia de acontecimientos, pero viene a demostrar cómo apuesta nuestra televisión por las producciones españolas.

Como guionistas, ¿cómo creáis verosimilitud en las series?  Y en el caso de series policíacas en concreto, ¿contáis con asesores de la Policía?

La verosimilitud es primordial en cualquier serie televisiva, y en concreto en una serie policíaca de una hora de duración es deseable que esté anclada en la realidad.  Al mismo tiempo, una serie como ‘The Mysteries of Laura’, con tanta energía cómica y que cuenta historias que se reparten casi al 50% entre su vida personal y su vida laboral, la verosimilitud deviene igual de importante a la hora de contar historias con las que puedas identificarte, sobre maternidad, paternidad, divorcios, romances en la sociedad moderna…  Todas estas cosas que son el sustento a menudo de telenovelas o telecomedias cuando se incluyen en una serie policíaca, nos facilitan dos vías distintas para ofrecer un modo sincero de narrar historias.  Y creo que la adaptación de la serie y en realidad cualquier serie, vive o muere en función de su verosimilitud.  Es decir, cuando el público estadounidense vea la serie, ¿se verá de verdad reflejado en el personaje?  ¿Sentirá que es una auténtica heroína cotidiana, por las historias que cuenta, por las experiencias de su día a día y por los casos que resuelve?

Así que, en ambos aspectos, cuando me siento con mis colegas guionistas, partimos de la verosimilitud. Al hablar de casos, empezamos planteándonos: ¿qué sucedería realmente si…?

En el caso de Laura… ¿la serie es muy realista?

Creo que sí. Al hablar de la vida doméstica de Laura sabemos que siete de nueve guionistas son padres trabajadores, cinco de diez guionistas son mujeres y cuando nos reunimos todos juntos y comentamos la serie sacamos a colación nuestras propias experiencias personales.  Por suerte, hay un agente de policía veterano en la sala de guionistas y en Nueva York, donde rodamos, tenemos a un agente veterano que fue muchos años inspector presente en plató cada día asesorando al guionista, al productor, al director y a los actores sobre cómo discurrirían las cosas en la vida real.  Con lo que hay verosimilitud de principio a fin en cada uno de nuestros episodios.

Hablemos de los crímenes presentados en ‘Los misterios de Laura’. ¿En cuánto difiere la realidad de la ficción?  ¿Se busca el sensacionalismo con los crímenes o se suavizan?

Cuando hablas de suavizar o exagerar un crimen de la vida real al trasladarlo a nuestra televisión y en concreto en The Mysteries of Laura es un arma de doble filo. Por un lado, por supuesto, como narradores, intentamos que nuestros crímenes sean todo lo provocativos que sea posible, lo que a veces supone exagerar las cosas de modo que podrían parecer ligeramente magnificadas, en cuanto a lo que se ve en pantalla y al drama que se esconde detrás de cualquier crimen.  En un crimen pasional, por ejemplo, intentaríamos exagerar ese drama al máximo.  Y con esto volvemos a la verosimilitud.  Si al final algo parece irreal, esa historia no la contamos.  Nos aseguramos de contar historias que nos parezcan realistas y cosas que podrían darse en la vida real y entonces, arriesgamos y exageramos un poco esa realidad para que resulte un tanto más provocadora y que tal vez dé un poquito más de miedo o sorprenda más.  Y por otro lado, arriesgamos al hacerlo un poco más divertido de lo que sería en la vida real para darle el tono de la serie.

Como guionistas, asumimos esos riesgos, pero en nuestra opinión, en tanto y en cuanto cada historia esté cimentada en algo real, el público nos permitirá esas libertades e incluso agradecerá la ocasión de reírse de algo en la serie, cosa que quizás no haría en la vida real.  En mi opinión, esa es la licencia que se permite a los guionistas, y hay un entendimiento tácito entre los autores y los espectadores, y de vez en cuando, en una serie de este tipo, exageramos la realidad, subiéndole un poco el tono para que una situación concreta resulte un pelín más divertida o un poco más dramática, dependiendo de las circunstancias.

¿Cómo abordaste la adaptación de ‘Los misterios de Laura’? ¿Y qué es lo que más te gustó de la versión española?

Cuando me han preguntado por mi experiencia al adaptar la versión original he sido muy sincero y desde el principio he reconocido que he copiado sin vergüenza alguna cuanto he podido de la versión original trasladándolo a la adaptación estadounidense. La primera vez que leí y luego vi la serie española original sentí como si me hubiera tocado la lotería porque la serie estaba ya tan pulida en cuanto a quién era Laura como personaje, todos los personajes secundarios, el universo de la serie, y de hecho, los distintos giros del primer episodio, que me propuse no reinventar la rueda sino más bien adaptar literalmente la serie lo mejor que pudiera para nuestra televisión siendo fiel al original.   Y por suerte, todos aquellos que leyeron mi adaptación del guión para el director, McG, gran amigo y compañero, que colaboró conmigo en el piloto y en el segundo episodio, percibían que nuestro objetivo era mantenernos todo lo fieles que pudiéramos al original español, al tiempo que intentábamos adaptarlo para que fuera quizás más acorde con la realidad estadounidense.

Aunque tiene la esencia de la producción española, ¿cuál es la principal diferencia entre ambas series?  ¿Es distinta Laura Diamond de Laura Lebrel?

Cuando pienso en las diferencias entre el original español y la adaptación para Estados Unidos creo que básicamente son iguales.  Si las busco, yo diría que en la serie original española dispone de mucho más tiempo de duración en cada episodio, y por ende, el ritmo es más relajado en un episodio de la serie española que en nuestra adaptación, porque intentamos comprimir mucho desarrollo de personajes y trama narrativa en un período de tiempo mucho más concentrado. Como resultado, diría que probablemente haya una sensación algo más frenética en la adaptación estadounidense, tal vez tenga más volumen, sea más ruidosa, por algunas de las escenas especiales, por algunas de las secuencias de acción.  Y, en definitiva, sólo procuramos mantener las expectativas de nuestros espectadores sobre lo que suelen esperar en una hora de emisión en antena completándolo con la banda sonora, acción y sex appeal.  Todos estos elementos se dan en la serie original. Tal vez simplemente los hayamos exagerado un poco más hasta un grado ligeramente superior.

La versión española de ‘Los misterios de Laura’ lleva tres temporadas.  ¿Podremos ver a alguno de esos personajes o alguna de las situaciones incorporadas en esta versión? ¿Hasta qué punto has adaptado los guiones?  ¿Y cuántos de esos personajes o situaciones se verán?

Si hablamos de los personajes del reparto original, de los arcos narrativos, y de las tramas de cada episodio de la serie española original así como de cuántas de esas historias y de la dinámica de los personajes se han trasladado a nuestra versión, diría que empezamos con el mismo esqueleto.  Con lo que los personajes habituales de la adaptación básicamente son un reflejo, casi personaje a personaje, del reparto de la serie española original.  Y también la dinámica, con Laura y su próximo exmarido que acaban trabajando juntos, con un cierto tonteo divertido entre Laura y su compañero, que en nuestra serie se llama Billy, con la rivalidad entre Laura y la otra inspectora de la comisaría, que en nuestra versión se llama Meredith y con el agobiado ayudante, más cómico, pero con recursos, que en la versión estadounidense se llama Max.

Así pues, empezamos con el mismo reparto de personajes, e intentamos reflejar la dinámica principal de la versión española en la estadounidense, de modo que al final, entre Laura y Jake, como llamamos a su exmarido, que se convierte en su jefe en la versión estadounidense, hay un tira y afloja romántico a lo largo de toda la serie, que arranca con el piloto, justo como en la serie española.  E iremos continuando con la trama y con suerte, el público mantendrá un debate animado en internet, en foros, en la blogosfera, sobre si deberían acabar juntos o no.

¿Laura tendrá intereses amorosos?

Sí. Habrá también triángulos amorosos que reflejarán cosas que suceden en la versión española. Conoceremos a los miembros de la familia de Laura.  En la versión española original se centran más en su madre y en nuestra versión conocemos al padre de Laura. Así que hay pequeñas variaciones, pero en definitiva, intentamos mantener la misma dinámica narrativa.

Hablemos de duración y del hecho de que la versión española dure aproximadamente el doble, y a veces más, que un episodio estadounidense típico….

Y eso es algo que me da mucha envidia, porque me encantaría tener la oportunidad de dejar que respirasen más, para tener más giros en cada episodio.  Y tener también la oportunidad de rodar más escenas relacionadas con la dinámica de los personajes.  Ya sea tensión sexual, tensión dramática, Laura lidiando con los niños, Laura y Jake intentando compaginar labores parentales o simplemente los adultos de la comisaría hablando de sus vidas y no siempre centrados en el caso.  El reto para los actores de la versión estadounidense es intentar condensar todas esas ideas en un segmento de 43 minutos de duración, lo cual es todo un reto, y a menudo me doy cuenta de que me encantaría disponer de dos o tres minutos más, sólo para contar un poquito más en cada episodio, o dar alguna pista más para que el caso sea más brillante, un poquito más sorprendente.  Pero tenemos ciertas limitaciones que nos impone la emisión, pero estoy muy agradecido de que la NBC haya llevado la serie a la televisión.

Como guionista, ¿cómo reflejas Nueva York como un “personaje” de la serie? 

Un apunte interesante es que cuando escribí mi primer guión para el piloto, mi borrador inicial de la adaptación del piloto, tenía como escenario Los Ángeles, donde hacemos esta entrevista y donde mis colegas y yo escribimos la serie. Esto se debió en parte a que me parecía que Los Ángeles se parecía más al Madrid que vi en el episodio piloto de la versión española original.  Y también porque yo vivo en Los Ángeles y me era mucho más fácil situar la serie en Los Ángeles que estar volando entre Nueva York y Los Ángeles.

“Tuvimos la gran suerte de contratar a Debra Messing para encarnar a Laura, y no hay una actriz mejor que pudiéramos encontrar para acercar a Laura a los espectadores estadounidenses”

Pero tuvimos la gran suerte de contratar a Debra Messing para encarnar a Laura, y no hay una actriz mejor que pudiéramos encontrar para acercar a Laura a los espectadores estadounidenses. Messing vive en Nueva York, su vida familiar está allí y quería rodar en Nueva York así que rápidamente dijimos que sí, que llevaríamos la serie a Nueva York. Por lo tanto tuve que  reescribir el piloto y  ambientarlo en Nueva York.  Fue un cambio drástico, pero no nos arrepentimos. Estoy encantado con que la serie transcurra en esta ciudad. Da mucho juego a la producción el estar en las calles neoyorquinas.  Poder rodar en Central Park, en Times Square o tener la posibilidad de ir a otros barrios o a Nueva Jersey y contemplar las magníficas vistas de los rascacielos de Manhattan. Y creo que hace que la serie parezca aún más estadounidense y hace que resulte más auténtica y más emocionante de lo que habría resultado de haberse ubicado en Los Ángeles o cualquier otro sitio.

¿Será Nueva York el escenario de toda la serie? 

Sí, la serie transcurrirá en Nueva York, cada semana.  Nos tomamos algunas licencias poéticas, si queréis y salimos un poco de Manhattan de vez en cuando aunque la serie transcurre en una comisaría de Manhattan.  Incluso en el episodio piloto nos vamos a las afueras, lo que llamamos Westchester, a una preciosa mansión al estilo del Gran Gatsby, para disfrutar de distintos entornos.  Y habrá ocasiones en las que haremos lo mismo. Hay un episodio entre los primeros 13 episodios de nuestra versión en el que vamos a un hipódromo donde se ha cometido un crimen, y esto es fuera de Manhattan pero suelen ocurrírsenos razones que explican por qué Laura sale del barrio.

En el futuro, ¿harías coincidir a la Laura española y a la estadounidense para resolver un caso? ¿Las ves juntas en un episodio?

Estamos hablando de si la Laura original y la estadounidense podrían salir juntas en pantalla resolviendo un caso en el mismo episodio.  Nada nos entusiasmaría más, a mí y a Debra Messing que juntar a la maravillosa Laura de la serie original con la Laura de la adaptación estadounidense.  La única cuestión es: ¿quién haría de Laura?

 ¿Serían Laura y Laura?

Deberíamos resolver eso entre los guionistas, pero estaríamos encantados de hacerlo realidad.

¿Cómo definirías a la Laura española en una sola palabra?  ¿Y a la Laura estadounidense también con una palabra?

Supongo que yo resumiría a la Laura española como una persona “segura”Cuando vi la serie original, me quedé maravillado de la seguridad en sí misma que muestra en pantalla en todas y cada una de las escenas de cada episodio. Es una actitud sencilla y sosegada que siempre le dice al público que todo irá bien.  Y si tuviera que resumir la versión estadounidense de Laura, diría que es perseverante.  Creo que la pequeña diferencia entre la Laura estadounidense que he retratado y la Laura española es que seguramente, a diferencia de la española, es un pelín más estresada, un poquito más frenética, algo más desbordada, un poco más vapuleada por el caos de la vida cotidiana de una madre trabajadora.

¿En qué situaciones te gustaría ver a Laura? ¿Nos das  algunas ideas para episodios futuros?

Bueno, he de decir que hemos visto numerosos episodios de la serie española y hemos leído muchos guiones, y consciente o inconscientemente, nos influyen a diario cuando nos sentamos en la sala de guionistas.  Así, mientras hacemos esta entrevista, en Nueva York Debra Messing, como Laura, está en un club de striptease para mujeres en el que un puñado de hombres extremadamente sexis y muy ligeritos de ropa desfilan delante suyo mientras ella intenta disfrutarlo todo lo que puede a la vez que intenta dilucidar cuál de ellos podría haber cometido un crimen brutal.

Muchas gracias por tu tiempo Jeff…. ¿algo que añadir?

Simplemente que estoy muy agradecido no sólo a los guionistas españoles liderados por Carlos Vila y Javier Holgado sino también al reparto y a los productores españoles y a los telespectadores de vuestro país porque si Laura no se hubiera convertido en ese fenómeno en España no habría tenido la oportunidad de llegar a los distintos mercados en los que se está adaptando y jamás habría llamado a mi puerta.  Así que, en definitiva, os doy las gracias porque sin todo vuestro apoyo jamás habría tenido esta oportunidad.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!