Series por el Mundo

Fox estrena la cuarta temporada de ‘American Horror Story: Freak Show’ el próximo domingo 23


El creador de la serie ambienta la cuarta entrega en un circo ambulante poblado de criaturas extrañas, en homenaje al filme de Tod Browing de 1932.

Jessica Lange, Kathy Bates, Sarah Paulson, Angela Basset, Frances Conroy, Emma Roberts o Denis O’Hare repiten a las órdenes de Murphy en nuevos papeles.

FOX mantiene la emisión de la serie en VOS en FOXManía, tan sólo unos días después de su estreno en EEUU, la madrugada del domingo al lunes, desde el 12 de octubre.

En 1932, el cineasta norteamericano Tod Browning causó un revuelo monumental con el estreno de su película “Freaks” (titulada en castellano “La parada de los monstruos”), en la que planteaba un triangulo amoroso entre una trapecista, un enano y un forzudo, argumento que le dio pie para mostrar todo tipo de criaturas no convencionales, fenómenos de feria (“Freaks”) habituales de ciertos circos, a los que la imaginación del director dotó de una presencia perturbadora que ha pasado a la historia del cine, pese a que la cinta en su día fue un fracaso comercial.

De la herencia de Tod Browning y su “Freaks” viven Ryan Murphy y su inseparable colaborador Brad Falchuk en esta cuarta entrega de su serie “American Horror Story” que, como no podía esperarse menos, lleva este año el subtítulo de “Freak”. Igual que la película, Murphy y Falchuk nos trasladan al ambiente de un circo ambulante especializado en “fenómenos”, un escenario de barracas de feria y criaturas extrañas a las que veremos en acción en FOX en versión dual a partir del 23 de noviembre (la serie se emitirá también en VOS la misma semana de su estreno en Estados Unidos, la madrugada del domingo al lunes en el espacio FOXManía desde el 12 de octubre).

 

‘American Horror Story: Freak Show’ se ambienta en Florida, en los años 50, probablemente la última década en la que todavía sobrevivían ese tipo de circos ambulantes, cuya atracción no era la destreza sino las deformidades o peculiaridades físicas de sus integrantes, utilizados como máximo atractivo para tratar de competir con la cada vez más pujante televisión.

En este contexto, un terrorífico descubrimiento policial en una granja de la zona dispara la imaginación de la excéntrica propietaria de uno de estos circos, que cree que gracias a ello puede tener la última oportunidad de salir a flote con su troupe, un viaje de no retorno hacia la salvación o la ruina.

Murphy tiene como compañeros de viaje a sospechosos habituales de sus aventuras terroríficas encabezados por Jessica Lange, su gran aliada en toda la franquicia “American Horror Story”. La actriz repite en la serie por cuarto año consecutivo, esta vez en la piel de Elsa Mars, una alemana exiliada en Estados Unidos que gestiona con mano de hierro uno de esos circos ambulantes de fenómenos.

También regresan a la serie tres grandes damas: Sarah Paulson, en esta ocasión como dos hermanas siamesas (las instantáneas de la actriz caracterizada para su personaje con dos cabezas son ciertamente inquietantes); Kathy Bates, en su segunda incursión en la serie tras “Coven”, ahora como la mujer barbuda del circo y mano derecha de Elsa Mars; y Angela Basset, también repitiendo por segunda vez, como una artista del circo con tres pechos.

Otros habituales de ‘American Horror Story’ en el circo de “Freak” son Frances Conroy, una dama acaudalada cuyo hijo desea unirse al circo; Denis O’Hare, un estafador, peculiar “manager” de artistas raros y principal rival del personaje de Jessica Lange; Emma Roberts, una estafadora camuflada en el circo haciéndose pasar por adivinadora, o Evan Peters como Jimmy Darling, el hijo de la mujer barbuda y del forzudo Wendell de Toledo, un chico con manos en forma de manoplas.

Pero ‘Freak Show’ también aporta nuevas caras a la serie. Es el caso de Michael Chiklis, que da vida al forzudo Wendell del Toledo, ex esposo de la mujer barbuda y actual marido del personaje de Angela Basset, además de prófugo de la policía; o John Carroll Lynch en la piel del payaso Twisty, un personaje que esconde una identidad bastante más turbadora que su presencia.