Series por el Mundo

El oscuro pasado de Felicity a la luz y la aparición de Donna Smoak en el 3×05 de ‘Arrow’


Por fin llegó uno de los episodios más esperados de Arrow. ‘The secret origin of Felicity Smoak’ es un episodio dedicado casi exclusivamente a nuestra informática preferida.

En él, conocemos el pasado de Felicity y cómo ha llegado a convertirse en la chica que es actualmenteA partir de aquí, hay muuuchos spoilers.

Nada más empezar, vemos lo diferente que es Felicity del resto del Team Arrow. Por un lado, vemos a Oliver y Roy entrenando con cañas de bambú, a Laurel boxeando con el entrenador y a Thea practicando con Malcom. Pese a que las tres escenas tienen mucho en común, cada uno lucha de una manera diferente.

Por otro lado tenemos a Felicity que, como la mayoría de chicas, con hace unas cuantas abdominales ya nos damos por satisfechas. Esta es la primera vez que vemos su apartamento. Con un primer vistazo se puede ver que es muy al ‘estilo Felicity’: colorido y alegre. Y no me gustaría pasar por alto el detalle del cuadro de Robin Hood que tiene en la pared. ¿Podríamos relacionar a Robin Hood con Arrow?

 

Felicity recibe dos visitas inesperadas. Primero aparece su jefe, Ray Palmer, quién viene expresamente a explicarle una idea que parece ser fabulosa. Pero eso no es todo, la madre de Felicity aparece por sorpresa.

Esa escena me pareció muy divertida. Por un lado está Donna, quién empieza a chillar al ver a su hija después de tanto tiempo. Y por otro está Felicity, con una cara de sorpresa-horror que no es capaz de disimular. Lo mejor fue cuando Ray le pregunta a su empleada si es adoptada. Donna es una mujer despampanante y totalmente diferente a Felicity, por lo menos a simple vista. La madre de Felicity se sorprende mucho de ver al famoso Ray Palmer en casa de su hija y éste acaba regalándole el último modelo de relojes inteligente que ha creado la empresa.

 

Después tenemos a Oliver, quién intenta acercarse poco a poco a Thea y descubrir cuál es el motivo por el cual está tan cambiada. Lo que él no se espera es que su hermana haya podido adquirir un apartamento tan grande y lujoso. Thea le explica que lo ha comprado con el dinero de Malcom Merlyn, y esto enfurece a Oliver.

 

De repente, Starling City sufre un apagón que provoca el caos en la ciudad. Oliver sale corriendo para intentar averiguar el motivo. La ciudad haya sido atacada por un virus cibernético. Para poder solucionarlo necesita la ayuda de Felicity.

Y aquí empieza uno de mis momentos preferidos del episodio. A Felicity no le queda otra opción que llevar a su madre a Verdant. Nada más llegar aparece Oliver, quién parece tan sorprendido como Ray de que Donna sea la madre de Felicity. Esta intenta reprimir los impulsos de su madre, pero Donna está encantada con los amigos de su hija. Para colmo, aparece Diggle con la pequeña Sara, y Oliver no puede evitar divertirse ante la situación de presentar a la madre de Felicity. Parece que todo el mundo se sorprende, y no es para menos ya que Donna es una mujer muy peculiar.

Otro detalle que me gustaría destacar es lo incómodo que se siente Oliver ante la presencia de Sara. Todavía no sabemos por qué pero es algo curioso.

 

El Team Arrow se pone las pilas en busca del hacker y es en ese momento en el que empezamos a conocer el pasado de Smoak. Gracias a los flash-back vemos a una joven Felicity en la Universidad. Su aspecto gótico es totalmente diferente al actual. Parece que su pasión es la informática y por eso ella, su novio Cooper y un amigo están intentando acceder a la red de la Universidad para manipular el precio de las becas. Lo que empezó como un grupo de hackers se les ha ido de la raya, por lo que Cooper acaba siendo investigado por el FBI y encarcelado.

 

Oliver intenta dar caza al hacker, pero lo que no sabía es que fue Felicity quien creó el virus. A partir de ese momento, el primer sospechoso es Cooper. Aunque eso es imposible ya que lo último que se supo de él es que se suicidó.

La situación en la ciudad no es demasiado buena. Se está empezando a sembrar el caos y eso no ayuda a Felicity a encontrar una posible solución.
Por si esto fuera poco, Donna y ella son secuestradas ¿por quién? Nada más y nada menos que por Cooper, quien no estaba tan muerto como todos pensábamos. Éste obliga a Felicity a manipular un dispositivo ya que no hay nadie tan buena como ella. Y si no quiere hacerlo por las buenas, usará a su madre para presionarla a hacerlo. Felicity se ve obligada a hacer lo que le piden, pero no por ello deja de luchar. Gracias al reloj de Ray Palmer, consigue enviar un SMS a Oliver.

Arrow no tarda en aparecer pero, sorprendentemente, Felicity se las sabe arreglar bastante bien sola. Me gustó mucho esta nueva faceta.

 

En este episodio he disfrutado muchísimo con el personaje de Felicity. Ha servido para reafirmar mi opinión de que es uno de los pilares esenciales de la serie.

Además, creo que hemos tenido la oportunidad de ver cómo poco a poco el lado humano de Oliver hace acto de presencia. Lo que al principio de la temporada parecía un acercamiento, tras la muerte de Sara se convirtió en un distanciamiento. Hemos visto como se han vuelto a unir, y es Oliver quién apoya a Felicity para convertirse en una ‘heroína’ y no al revés como estamos acostumbrados. Además, hay una escena en la que Oliver le demuestra una vez más los sentimientos que siente hacia ella, pero Felicity parece que ha tomado una decisión y no va a dar marcha atrás.

 

Por otro lado, tenemos a Laurel que por fin ha encontrado a alguien con quién desahogarse. Ted Grant parece que se va a convertir en un apoyo para ella. Espero que la sepa llevar por el buen camino.

 

Y por último tenemos ese final que me dejó con la boca abierta. Al principio del episodio Roy le comenta a Oliver que lleva unos días sin dormir demasiado. Y por fin vemos el motivo. ¿fue él quien asesinó a Sara?

Y por si todavía tienes ganas de disfrutar del episodio, aquí te dejamos la galería de imagenes de ‘The secret origin of Felicity Smoak’.

                                                                                                                                                                                                                                          


Etiquetas:,