Series por el Mundo

Damian Lewis: «Estudié el islam y recé en una mezquita»


El actor, el marine Nick Brody de ‘Homeland’, ha recibido el Globo de Oro al mejor actor. Y califica el éxito de esta serie como:  El suspense que provoca lo desconocido.

El actor Damian Lewis (Londres, 1971) se ha convertido en el hombre de moda de la televisión. En la pasada edición de los Globos de Oro, Lewis se llevó a casa el premio al mejor actor por su papel de Nicholas Brody en ‘Homeland’, un marine que regresa a los EE UU tras soportar ocho años de torturas de Al Qaeda. Pero, después de tanto tiempo como prisionero, ¿se habrá convertido en un infiltrado? ‘Homeland’ es el drama del momento con cinco Globos de Oro y seis Premios Emmy. Una historia sobre el espionaje, el terrorismo y las torturas de la CIA que emite Fox y que llegará este año en abierto a Cuatro.¿Por qué ‘Homeland’ consigue enganchar al público?

– Porque es una serie muy poderosa que atrae mentalmente. Su capacidad para sorprender nos lleva a encontrarnos con personajes que se van construyendo muy poco a poco y donde la política y la psicología tienen espacio. Me siento muy orgulloso de ser protagonista de una ficción tan ambiciosa.

Su personaje no es fácil de interpretar…

El sargento Nick Brody es un marine norteamericano que dan por muerto y reaparece, como un héroe, ocho años después de haber sufrido la tortura y la brutalidad de Al Qaeda. Pero la agente de la CIA Carrie Mathison, que sufre una enfermedad mental, comienza a pensar que se ha convertido en un infiltrado de Al Qaeda. Con esa base la serie va evolucionando y surge las pregunta: ¿estará ella en lo cierto o no?

¿Cómo se preparó para el papel?

– He visto muchos documentales de soldados en la guerra y he leído sobre la experiencia postraumática de los prisioneros. También he estudiado el islam y a los militares. Incluso fui a una mezquita en Londres y me invitaron a rezar.

– ¿Se sorprende de la evolución de su propio personaje?

– ‘Homeland’ es una serie que da muchas vueltas. Cuando parece que toma una dirección, cambia sin más y va por otro camino. Estamos en la tercera temporada y, obviamente, nos queda mucho por hacer. No sé qué futuro le deparará a mi personaje porque los guionistas no comparten esa información conmigo.

– ¿Cuáles son las claves del éxito de ‘Homeland’?

El suspense que provoca lo desconocido y cómo se cuenta la historia. Los personajes están escritos desde su verdad, son auténticos en tres dimensiones. El compromiso que tienen con el trabajo mantiene la serie en un estado muy saludable.

– La serie eleva a primer plano la cuestión religiosa. ¿Es usted creyente?

Soy anglicano, pero no practico. Me considero un hombre espiritual. Me he enfrentado a la pérdido de mi madre y siento que su energía vive conmigo. Esa forma de pensar es budista pero encuentro consuelo en ese pensamiento.

La película ‘La noche más oscura’ y ‘Homeland’ abordan las polémicas torturas por parte de la CIA. Hay quien ha criticado la aparición de esas escenas.

– La administración Bush utilizó, de forma efectiva, ciertos métodos comprometedores para extraer información. Vivimos un clima político inestable y eso provoca que se apunte con el dedo hacia quien se atreve a a enseñar lo que ocurrió. Nosotros solo mostramos la realidad.

– La enfermedad mental de Carrie aparece de forma ambigua.

– Creo que los problemas mentales son muy comunes y es necesario mostrarlos de forma sensible. Y eso es lo que nosotros intentamos hacer.

– ¿Es cierto que pensó en dejar la profesión y dedicarse a otra cosa?

– Llevo actuando desde hace mucho tiempo y empiezo a pensar que conozco mi trabajo demasiado bien. Me apetece escribir guiones o dirigir una película. Tal vez, alternar la interpretación con la dirección me divierta más.

Fuente