Series por el Mundo

Análisis del final de temporada de ‘The Fall’: No te vayas Paul, no me dejes


Ya hemos visto el final de la segunda temporada de ‘The Fall’. Un capítulo en el que cuando piensas que no te pueden sorprender lo hacen con un AS en la manga que no te esperas.

Los sucesos que se desarrollan lentamente, todo parece que está muy bien atado, pero el final dará un cambio de 360º grados atragantándonos y cortándonos la respiración.

Sólo faltan unos cuantos flecos para poder cerrar el caso y meter a Paul Spector, el asesino en serie de mujeres en Belfast, en la cárcel. Ahora, con la aparición de un coche que, todo apunta, puede ser el coche perdido del acusado. Stella se acerca a la mañana siguiente para observar el coche calcinado. Lo mejor es que no hay ningún resto humano, aunque muchos de los restos que se han encontrado coinciden con objetos de las víctimas. Además, con una mapa del lugar se dan cuenta que no muy lejos de allí hay una casa o al menos un edificio.

 

Todos se dirigen hasta a él. Lo quieren registrar. Se trata de una casa abandonada en bastante mal estado y no es otra que la usaba Paul para llevar a su última víctima, Rose Stagg. “¿Te parecen los neumáticos del coche de Rose Stagg?” Le pregunta Stella al agente que lo acompaña. Por las huellas se diría que sí. Spector tiene más cerca la cárcel, sus horas de libertad se han acabado. Stella se niega a esperar al equipo policial que está de camino, quiere entrar ya, porque Rose puede estar dentro. Pero se lleva una gran sorpresa, la casa está vacía. En una de las habitaciones sólo hay un trípode y una silla enfrente. Ha dado con el escenario donde se grabó el vídeo que vio, en el capítulo anterior, de Rose. La agonía y la angustia se apoderan de ella. Su mente está recreando cómo pudo ser grabado el dicho vídeo. Ahora lo que es necesario es que “protege la escena” y “será necesario registrar la zona” porque “sé que ella estuvo” aquí dice Stella.

 

Paul sigue en el calabozo. Está tranquilo, sabe perfectamente que Stella está recogiendo sus últimas pistas o miguitas que le fue dejando. Ahora solo falta que ella quiera hablar con él, porque él sólo quiere que ella dé la cara en un interrogatorio. Sólo a ella le contará determinadas cosas. Ahora la conoce, ahora puede enfrentarse a ella, porque ha leído sus diario y se me ha metido dentro de ella. Sabe como funciona su mente. Él tiene tiempo a pensar pero ¿qué piensa exactamente Paul de todo lo que ocurre? Está cansado de estar acostado, así que se pone a hacer ejercicio para quemar los nervios, aunque parece muy tranquilo, tanto como que parece que está en casa.

Los que van a tener un final inesperado son el matrimonio Tyler. Jimmy se quita la pulsera de vigilancia porque va detrás de su esposa. Quiere encontrarla para tener una conversación con ella. Mientras, su esposa ajena a todos los planes de su marido, sigue viviendo en la casa de protección, aunque el miedo nunca la abandona. Lo que ella no sabe es que uno de los amigos de Jimmy ha dado con su paradero, ha sido encontrada. Jimmy saborea la venganza. Va a junto de su esposa y la ataca, después de acusarla de estar con Spector. La locura se apodera de Jimmy son remedio.

 

Stella llega a comisaría. Le informan de varias cosas una de ellas es que Sally Anne está de camino porque debe seguir declarando y “además, Tom Stagg está aquí para verla, señora“. Una noticia que no le provoca ninguna reacción a ella. Cuando le tiene enfrente le comenta que en ese día se hará público que hay un detenido por el caso de su esposa y el resto de casos que están investigando. Él solo quiere saber si su esposa está muerta, pero Stella le dice “no“, porque todavía no hay rastro y la ninguna pista la han llevado a dar con el paradero de su esposa. Tom pregunta el nombre del acusado, Stella, con buenas palabras, le dice que no puede darle esa información, él parece entenderlo. Pero hay más, se han descargado los contenidos del teléfono de Katie y se han encontrado con ciertos archivos curiosos sobre la relación que había entre la joven y Spector. Stella le reconoce a Anderson que “pensé que los diarios de Katie eran una completa invención” pero viendo las imágenes se da cuenta que la chica puede ser muchas cosas, pero no mentirosa. Stella le pide que la interrogue, le advierte que “está obsesionada con Spector“. Hay que reconocer que Stella está alterada por lo que ha visto, podemos afirmar que ver a Paul desnudo la ha excitado de algún modo que no podemos descifrar.

La casa familiar de los Spector sigue bajo registro policial. Con lo que nadie cuenta es que la prensa ya se está informando de todo con ayuda de los vecinos y con informantes desde dentro de la comisaría, algo que revolverá el final del capítulo. Pero es que además, uno de los periodistas ayudará a Jimmy para completar la venganza.

 

Anderson lleva a cabo el interrogatorio, Stella lo ve todo desde las cámaras. Katie está bastante tranquila, no para alterada por la presencia de Anderson. Ella le responde a todo lo que le pregunta, pero sabe que han estado leyendo sus diarios. Es joven e inteligente. Pero también hay que decir que Paul, con respecto a ella, lo ha dejado muy bien atado, ya que no ha permitido que la dejen de mentirosa, por lo que ahora sabemos por qué le seguía el rollo y le daba lo que quería a la pequeña Katie. “Quiero oírlo de ti” le dice Anderson para que ella cuente todo con sus palabras, ara acercarse a una posible mentira. “…fue la primera vez que nos besamosprimera mentira que ella hace pasar por verdad. Anderson se mantiene impasible. Ella se tiene el guión muy bien aprendido. “me abrió la camisa y besó mis pechossegunda mentira. Toda la descripción que hace la muchacha es mentira. Mientras que el interrogatorio avanza Stella es avisada de las grabaciones del hotel. En una de ellas se observa a Paul cuando ató a la cama a Katie “la misma noche en que usted recibió la llamada desde el teléfono de Rose Stagg“. Volvemos al interrogatorio donde responde “por diversión” cuando se le muestra la foto con la camiseta en la que aparece el retrato robot del asesino. Supuestamente ella misma se hizo la camiseta por el parecido que tenía con Paul. El mano a mano entre Anderson y la muchacha es bastante intenso. Katie se muestra muy molesta cuando él le muestra las imágenes de cuando Paul la ató a la cama. Queriendo que la chica entre en razones le dice que sus “mentiras son inútiles” y le advierte que “puedes ir a la cárcel por lo que estás haciendo…” ella sólo le dice que “lo amo“. Para obtener lo que quiere, Anderson se vuelve cruel en sus dibujos y palabras, pro no consigue nada.

Al mismo tiempo Sally Ann es interrogada también. Su cara es muestra de su interior. Parece cansada, está triste, la pena la consume, mira fijamente a algún lugar. Está acompañada de su abogado. Hablando y hablando, contestando y respondiendo llega el tema del collar que Pau, en la primera temporada, le regaló a su hija. Sally lo describe. Eastwood se hace con toda su sinceridad cuando le cuenta que su marido “fue arrestado inicialmente por el secuestro y la retención de Rose Stagg. Posteriormente, fue arrestado por una grave agresión sexual y el asesinato de Joe Brawley“. Lo que debe pensar ella es que nunca se conoce bien a las personas. “Estoy sangrando” dice Sally. La tensión de los últimos días le pueden estar provocando un aborto.

 

Se llevan a Paul para interrogarlo. Lo hará la misma chica morena, agente de policía, Gail. Lleva el pelo suelto, va maquillada, con minifalda, botas altas y las uñas pintadas del mismo color que Paul solía pintárselas a las víctimas. Ese color le provocará que se remueva en su asiento, es como si no le gustara ese color en ella. No habla, no dice un ápice. Stella no consigue que habla, porque él solo hablará con ella, con Stella. Ella le mostrará las tijeras con las que supuestamente mató a Brawley y cuando parece que el va a arrancar se queda callado. Se ríe y un poco cansado, Paul mira a la cámara sabiendo que Stella está detrás y dice que: “enviar a alguien que se parece vagamente a Annie Brawley es bastante endeble, Stella. Puedes hacerlo mejor, ¿verdad?“.

 

Paul está comiendo y sin él saberlo, su niña, su querida hija, Livy está siendo interrogada por una psicóloga infantil. Le enseñan el dibujo, la niña niega que sea de ella y además dice no recordar el collar que su padre le regalo. Se lo muestran pero la niña lo niega. Stella se da cuenta que esa niña, esa hija está protegiendo a su padre. Cuando lo confirma las lágrimas la invaden. Además, Stella poco después se entera del aborto de Sally Ann y Eastwood le cuenta los resultados del interrogatorio. él mismo informará a Paul, posteriormente, que “queda arrestado por los asesinatos Fiona Gallagher, Alice Monroe y Sarah Kay“. Paul sólo dice que “hablaré con Stella. Nadie más.” Mira otra vez a cámara y dice “soló tú Stella“.

 

Se prepara el interrogatorio el primer cara a cara entre Gibson y Spector, entre Paul y Stella. Burns será quién vea todo desde las cámaras. Ese día Stella rompe su luto habitual para ponerse un suéter rojo. Por un momento se observan sin romper el silencio. Es la gran escena de este capítulo. Ella le pregunta por su madre, el mechón de pelo y la foto él dice que “todas las madres significan algo grande para sus hijos“. Pero Stella no se calla y le va más allá, al suicidio de su madre, algo que no gusta a Paul. Ahora descubrimos que el pederasta con el que estuvo no lo atacó porque Paul lo amenazó, pero él reconoce que “nunca lo amenacé, a él ni a nadie, simplemente no me lavaba“. A los 12 años comenzó con los allanamientos.

  

Hablan, se responden, se preguntan y contestan. Él en una de las veces le dice que “tienes el sexo en la cabeza“, la analiza. Paul se abre más o menos a ella, le explica como siente, vive, y comprende las cosas, los sentimientos del exterior o los suyos internos. Le reconoce que sus víctimas son las únicas que tiene a sus espaldas. Anderson, mientras, está con Burns escuchándolo todo. Pero algo nos llama la atención en Anderson, mira fijamente nada fuera de lo normal, sino fuera porque parece muy interesado e incluso fascinado por Spector. La conversación entre Paul y Stella continúa, reconoce que con Sally Ann entró en su casa, robó su ropa interior, pero NUNCA la atacó sexualmente sino que la trató de forma muy dulce porque había encontrado a una compañera, una esposa con quien formar una familia. En cuanto a la víctima, reconoce que a medida que las iba escogiendo, mejoraba su técnica.

  

Todas ellas eran un nuevo nivel que superar, como si se tratara de un videojuego, pero no interacciona con ella. Paul se altera un poco cuando Stella le dice que “las violaste“. Sigue haciéndole preguntas pero un momento importante es cuando él reconoce que después de matarlas se sentía “renovado“. Él se queda sin palabras cuando Stella le dice que Katie lo grabó en ciertas actitudes íntimas que compartían, algo que hace que Paul se remueva por dentro y por fuera. Se vuelve a sentir de la misma manera cuando Stella introduce a su niña, a su hija. El interrogatorio, hacia el final, se vuelve casi, casi íntimo y personal. A veces dan la sensación que de fueran una pareja echándose ciertas cosas a la cara, pero que no pueden vivir el uno sin el otro. Esta escena es la más larga de todo el capítulo. “¿Dónde está Rose?” le pregunta ella, “hemos terminado aquí. Tienes todo lo que querías de mi. Pero ten en cuenta que no hemos terminado, de hecho, sólo ha empezado” le responde él. Cuando sale Anderson le vuelve a leer sus cargos.

Katie está con su amiga en casa. Hablan de clase, del juicio…etc. Daisy le advierte que en la prensa se dicen muchas cosas de él, Katie dentro de esa fría tranquilidad le responde. “¿Lo hizo?” pregunta, “” responde Katie. La distancia entre las amigas es insalvable.

 

Por otro lado, esa noche nos sigue dando sorpresas. Stella está trabajando en su habitación de hotel, pero no está sola, Anderson duerme después de una noche de pasión desenfrenada. Pero hay algo en toda esta situación que nos llama la atención. Cuando lo envío a interrogar a Katie le dijo que él (Anderson) tenía cierto parecido con Spector, así que… ¿es la razón por la cual se ha acostado con él? ¿Le gustaría saber que es lo que sentiría si fuera Spector? Esa noche Paul la pasa despierto mirando al infinito o pensando algo que no sabemos. A la misma conclusión llega Anderson, a lo que Stella responde vagamente, pero él no la deja diciendo “algo profundo en su carácter que veas reflejado en mi de alguna manera” una frase que nos deja un regusto bastante extraño. Stella no quiere ni pensar en la posibilidad de acostarse con él pensando que es Spector a lo que Anderson responde: “¿sería tan raro?” Pero lo realmente raro es la afirmación de Anderson en la que reconoce que hay algo “fascinante” en Paul. Todo se rompe con una llamada de Eastwood: “Spector ha venido con una oferta“.

 

Esa oferta no es otra que si le dejan ver, por última vez, a Livy, su hija, dirá donde está Rose Stagg. Así lo hacen, no sin antes dar una sorpresa a Eastwood cuando ve a Anderson y Stella en el mismo coche. Stella pide discreción, pero no la conseguirá, el informante de la prensa da el chivatazo y él periodista se lo da Jimmy Tyler.

 

El encuentro entre padre e hija es de lo más tierno que se ve en el capítulo, pero nos surge otra pregunta: ¿Por qué Paul no recibe la visita de su hijo Liam? La niña le dice que su hermana está un tanto “pesado” y que su madre ha estado enferma, a lo que Paul responde “lo sé“. Paul se despide de ella como si nunca más la fuera a ver, algo en su fuero interno se lo dijera. “Eres lo que más quiero en el mundo entero, papi” le dice su hija antes de irse. Podemos decir que ahora se da cuenta de la pérdida tan grande que va a sufrir y el daño que va a hacer a lo que más quiere.

 

Así se llega al final del capítulo y a la otra parte del trato. Todo está prepara en comisaría para que Paul los lleve hasta el bosque donde está el coche de Rose Stagg, mientras Burns y Eastwood lo supervisan todo desde la comisaría por micros que llevan puestos los agentes y por el helicóptero que vuele en la zona. Pero no sólo está el coche, sino que también está ella viva. Pero antes de encontrarla, Anderson nos sorprende esposándose con Paul, ese hombre que lo fascina y no tenemos muy claro de qué forma.Una vez en el bosque Paul es claro: “ahí a unos 180 metros o así“. Stella se adentra en el bosque y lo que no sabe es que no está sola en el bosque, el periodista está sacando fotos, hasta que lo detectan y lo detienen.

 

A partir de aquí los acontecimientos se suceden rápidos. Encuentran a Rose en el maletero del coche, está viva lo que es una buena noticia para todos. Mientras la imágenes se suceden, volvemos a ver a Paul y a Anderson a quien le dice: “es evidente que hay algo entre vosotros” refiriéndose a Stella. Anderson un tanto ido dice “¿qué?” A lo que Paul tranquilamente le repite “la perfumada Stella y tú” Anderson se lo confirma a lo que Paul  dice: “déjame darte un consejo, si todavía no lo habéis hecho, no lo hagáis. He probado ambas, la fantasía y la acción. La fantasía es mucho más picante“. ¿Por qué lo dice? ¿Habla por Stella o por Anderson? No hay respuesta. Ellos dos la esperan donde los ha dejado, mientras que Anderson tiene la cara desencajada, Paul está tranquilo inclusos sus labios dibujan una leve sonrisa. Pero todo cambia.

 

En cuestión de minutos todo se pone patas arriba, cuando de entre los árboles sale Jimmy Tyler disparando a Anderson o al menos así lo parece y derribando a Spector. Pero Tyler no sale mejor parado porque uno de los agentes le dispara también. Stella corre, pero Stella no se acerca a Anderson, sólo lo mira, al quien se acerca es a Paul. Mancha sus manos con su sangre, incluso parece que quiere frenarle la hemorragia que está sufriendo. Lo coge en su regazo y grita “¡necesitamos ayuda!” La realidad es que no quiere ver morir ni quiere muerte a Paul, porque es consciente que algo, no sabemos él que, los une. El helicóptero no puede aterrizar debido a los árboles, todo está predestinado, o así lo parece, para que Paul muera. Mientras él observa los intento desesperados de Stella por pedir ayuda, algo que le hace gracia, pero sus párpados pesan mucho. “Lo estamos perdiendo” dice Stella desesperada. Paul intuía de alguna forma este final, desde su llegada al bosque estaba muy atento de los sonidos. Dejamos a Paul todavía consciente, al filo del abismo que lo lleva irremediablemente a los brazos de la Señora Muerte, mirando a Stella, a esa mujer, al cazador que ahora lo quiere salvar.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!