Series por el Mundo

Análisis del capítulo 2×05 de ‘The Fall’: El pasado es presente y el futuro es incierto


En este penúltimo capítulo de ‘The Fall’, nos acercamos mucho más a ese pasado de Paul Spector que ya no nos es tan desconocido. Más detalles de su vida están saliendo a la luz.

La partida de ajedrez o el pulso entre Stella y Paul está llegando a su punto más álgido provocando muchos nervios y expectación.

 

La mañana se levanta tranquila como otra cualquiera, pero no para Paul, que cada vez que ve el estrago que la policía, porque él sabe que fue la policía, han hecho en su casa su cabreo aumenta cada vez más. Además, sus cuadernos están encharcados y hay que ponerlos a secar para que las hojas se conserven.

Mientras hace este trabajo de manualidades pone música a todo volumen. Lo que desconcierta al equipo de vigilancia como a Stella es que en la casa no hay ningún movimiento. Stela se pone al día con el equipo de investigación. Ella solo pide que “personalmente me gustaría que el que lo arreste sea el primero en interrogarlo“. Lo que se cuenta es que “no hemos encontrado ningún registro oficial de Paul Spector“, lo que se tiene es el certificado de matrimonio. Se afirma que “estamos esperando el expediente militar de John Paul Spector, pero lo que sabemos es que Paul Spector no es judío“. Continuamos conociendo más porque “su padre nació como John Paul Marshall. Fue adoptado por los Spector que eran, de hecho, una pareja judía“. Esta pareja se dedicó “la mayor parte de su vida a adoptar y acoger niños independientemente de su raza, color o credo“. El señor Spector está vivo y en prisión, en Canadá, la víctima es hombre.

 Por su parte, Burns va a visitar a un preso a la prisión. El preso no es otro que ese pederasta del que Jim ha dado detalles en los último dos capítulos. Así, una vez sentados, el subcomisario le muestra una foto de Spector de pequeño. Pero el cura es astuto y pregunta: “¿es este su hombre?” Jim no se amilana y contesta con otra pregunta: “¿qué puede contarme de él?” El cura contesta que “era un chico muy guapo.” Su confesión se interrumpe con una una imagen de Paul quemando los cuadernos. El hombre sólo dice que ha seguido los casos en los periódicos con mucha atención, pero Jim le recuerda que si quiere ayudar le cuenta más cosas de ese chico. Discuten de forma bastante agria, un mano a mano en toda regla. La discusión va más allá y ante la negación de Jim de llamarlo “padre” el cura lo chantaje diciéndole que si no lo hace “entonces no lo contaré lo que sé sobre este chico“.

En la comisaría se llega a la conclusión que “la llamada del móvil de Rose Stagg fue probablemente hecha por Paul Spector“. Otra confirma que lo tiene acorralado por la policía. Ahora la pregunta es: ¿Tiene alguna escapatoria? Los ánimos están bastante apagados ya que han pasado 4 días desde que Rose ha desaparecido y nada se sabe. No hay cuerpo, por lo que puede estar viva, pero tampoco es una seguridad. Stella sabe que hay que asumir riesgos si quieren encontrar a la mujer viva o muerta. Tampoco hay rastro del coche de Rose, algo que los desconcierta del mismo modo.

 

En otra parte de la ciudad Daisy timbra en la casa de Katie. Nadie abre la puerta, algo muy raro, así que decide llamar a su amiga que no le responde. Le deja una mensaje en el buzón de voz. Hasta aquí todo bien, sino fuera porque Katie está despierta y no está enferma. Su habitación está casi a oscuras, la poca luz que hay entra por entre las cortinas. Con un rotulador pinta lo que parece un candado. También vemos a Paul como desmonta el portátil meticulosamente. Sólo se queda con la pieza que le interesa: el disco duro, que lo romperá a martillazos. Katie sale de casa, pero no para ir al colegio, sino al banco. Sin saberlo, un policía sigue su rastro. Otra agente la sigue hasta adentro. Todo apunta a que la cantidad que ha retirado es bastante grande, pero tampoco hay forma de saberlo. Stella, que está pendiente de cada movimiento, la pone muy nerviosa la quietud de Spector dentro de su casa familiar. Pero Katie nos vuelve a sorprender cuando la vemos colocar “un candado de amor” con el nombre de Paul y el de ella en el puente y como se suele hacer en estos casos, tira las llaves al río.

 

Al final, Paul se mueve y sale de casa, aunque lo que llama la atención a la policía es que lo hace corriendo. Los coches policiales camuflados se mueven incluso en dirección contraria para poder seguirlo y no perderlo, aunque a veces es casi imposible. Stella, aunque se muestre tranquila, está más nerviosa que nunca. Llegados a este punto no podemos evitar hacer una comparación entre Paul Spector corriendo y Christian Grey, porque fueron muchas las imágenes de Jamie Dornan, dando vida al joven magnate, corriendo por las calles de Vancouver. Paul entra en una de las partes del jardín botánico, para quitarse la cazadora y tirar en uno de los estanques lo que queda del ordenador. La policía lo ha perdido.

 

Katie se dirige a la habitación alquilada de Paul en el hotel. Todos lo movimientos son muy sospechosos. Hasta aquí no hemos oído hablar a ninguno de los dos. Es como siguieran, como autómatas, un plan perfectamente planeado y sincronizados. El recepcionista reconoce a la joven. Él la sigue y mira por la mirilla, como había hecho la vez anterior. La policía, por su parte, sí que sabe dónde está la chica. Stella está anonadada con los movimientos y lugares a los que se dirigen. Jim llega a la comisaría de la Metropolitana, Stella lo pone al día. La policía ha descubierto que en ese hotel hay una habitación, la nº 12, a nombre de Paul Spector. Stella se encuentra con una nueva miguita que le ha dejado Paul. “Llama a los uniformados. La habitación de Spector es la escena de un crimen“. Pero con lo que nadie cuenta es que Katie está limpiando todos los rastros que Paul ha dejado en la habitación. Sonidos de radios de policia suenan en el pasillo, el recepcionista se esconde y lo detienen. Katie intenta deshacerse de las pruebas pero le es imposible y la chica es detenida también. Paul sale del jardín botánico y desconoce todo lo que está pasando.

Jim le da a Stella “los antecedentes penales juveniles de Spector“, entonces es cuando le dice que ha visto al cura en la cárcel. Le cuenta que el cura “lo recordaba bien“. “Peter Baldwin” lee Stella. Parece ser, según palabras del preso, que nunca abusó de ese niño. Jim cuenta que “a los 13 años fue trasladado a Ballyvale” y “fue allí donde empezó su comportamiento delictivo“. Algunos de esos delitos son de allanamiento donde lo que cogía era “ropa interior” además “parece que también llevaba un diario“, esta última frase se convierte en el notición para Stella. Hay más: “un mapa voyeur de la ciudad, días de la semana, horas del día y la noche. Sitios donde se podía observar a las mujeres“, él tenía “notas sobre su apariencia, edad, hábitos“.

 

Paul continúa su camino perdido en sus pensamientos y sin saber lo que le puede pasar, ya que muy cerca de él se encuentra Jimmy Tyler. “Mira quién es“. Así comienza otra carrera en la que Paul es el perseguido y Jimmy el cazador. Paul corre mucho más rápido, el amigo de Jimmy los sigue en la furgoneta. Al final lo acorralan y comienza una pelea donde alguien carga una pistola. Paul acaba derribando a Jimmy, se ensaña de aluna manera con él dándole patadas a diestro y siniestro. El otro, el amigo, le apunta con el arma y le manda ponerse de rodillas. Lo que nadie sabe es que otro alguien ve todo por la ventana y llama a la policía. Jimmy le pregunta por su mujer, pero Paul desconoce dónde puede estar. Le hace llamar para preguntar por ella, pero viendo que no le dan respuesta le pide la mochila, aunque todo se ve interrumpido por un coche policial. El amigo de Jimmy dispara a una de las agentes. Así comienzan disparos derribando a ese hombre. Jimmy se echa encima del policía, mientras que Paul se convierte en un mero espectador. Llegan refuerzos, en ese momento Stella sabe que sus agentes ya tienen a Spector. Lo único que pide Stella es que lo mantengan “en la escena“. Paul es interrogado por algún agente sobre lo ocurrido y cuenta lo que vio, mientras observa a su alrededor.

Sally Ann llega a su casa y ve los destrozos. Con ojos húmedos se lleva las manos a la cabeza, porque no da crédito, su casa es un puro desastre. La policía llega a su casa y “está detenida por sospecha de obstrucción a la justicia“. La pobre mujer no da crédito a lo que oye. Si ya estaba consternada por ver su casa como está, ahora las pocas fuerzas que le quedaban se le esfuman sin ningún esfuerzo.

 

Burns, una vez en el lugar llama a Paul. Lo que le dice es que “estaremos en contacto si necesitamos algo más de usted“. Increíblemente, sin dar crédito a lo que vemos, lo dejan libre, dejan que se marche, porque supuestamente no necesitan nada más de él. Paul no sale de su asombro, ya que es muy consciente que ellos (la policía) son los culpables de la situación actual de su casa. Todos ven como se aleja. Paul mira a un lado y al otro, no se fía. Conoce muy bien la psique de las personas. Sigue alejándose, pero Anderson va al granole estoy arrestando por la detención ilegal de Rose Stagg“. No hace falta decir nada más.

 

Paul llega a comisaría. Sus aventuras, sus planes, todo se la ha venido abajo. Ya no hay nada que pueda hacer. Todo se terminó. Pero está tremendamente tranquilo, como si fuese algo normal. Mantiene un control o, mejor dicho, un autocontrol asombroso. Sus ojos curiosos lo miran todo. Mientras él llega, Katie comienza a ser interrogada. Lo único que repite la muchacha es “ella no“. En otra habitación Sally Ann habla con su abogado, le explica toda la situación y afirma queha mentido pero añade que “estoy embarazada, Steve. Por favor, ayúdame“. Sé que a lo mejor voy un poco más allá, pero… ¿tienen alguna relación más allá de lo profesional?

 

Paul se quita el chaleco y se llevan, realmente lo mandan desnudarse. Le mandan que se quite los tenis. Lo hace meticulosamente. Stella, en otra parte mira el pasaporte de Paul, además le explican que tanto el móvil de Spector como el de Katie tienen cámara. Ante todo y sobre todo el de Paul es el que más prioridad tiene. Descargan todo lo que tiene. Stella pierde su marida en una vieja foto donde vemos a Paul con la que se supone que puede ser su madre.

Da comienzo el interrogatorio de Sally. Con ella está Steve, su abogado. Stella ve el interrogatorio mediante las cámara. Le explican que han encontrado ciertos errores en las respuestas que ha dado por lo que piensan que ha mentido. Le piden su justificación y ella reconoce de nuevo que “mentí“, porque Paul la llamó advirtiéndole de la visita policial y quería confirmar lo que ella misma iba a decir. No se calla, lo cuenta todo.

 

Pasamos a otra sala donde se encuentra Paul al que va a interrogar Anderson. Se mantiene la mirada, una contra otra. Se miden. Una luz roja se enciende y el detective le explica que el interrogatorio es monotorizado, pero entonces Paul posa su mirada en Eastwood, que está con ellos. Anderson le vuelve a contar, otra vez, que creen que secuestró a Rose, momento en el que su marida vuelve a centrarse en el detective que tiene enfrente. Spector toma aire, sus labios se separan como si quisiera hablar, pero no lo hace. Anderson también le cuenta que su mujer fue arrestada, su casa está siendo registrada y Katie también ha sido arrestada. “¿Está seguro de que no quiere hablar?” Le pregunta Anderson. Paul en ningún momento se inmuta.

 

Otro agente va a en busca de Stella, los archivos del móvil de Paul han sido descargados y hay unos cuantos vídeos que pueden de serle de su interés. En esos vídeos se puede ver a Rose, atada, según ella misma nos relata. Tiene los ojos hinchados de llorar, el rostro completamente desencajado por el cansancio. Desesperada llora, sufre, pide y ruega. Stella poco a poco se sume en la tristeza y en el desgarro que le provocan esas imágenes. Le llegan tanto al corazón que no puede evitar y llora. La grabación se ve interrumpida por Paul, que aparece en pantalla llamándole la atención a Stella, sin pronunciar su nombre. Ella misma lleva unos papeles a Eastwood. Vuelve a centrarse en el interrogatorio de Paul, que no habla. Eastwood acerca lo que Stella le dio, son fotos de Rose, del vídeo que ha visto. Anderson le pide una explicación, pero Paul no habla, simplemente lo observa. Lo único que nos llama la atención es que se mueve para poner las piernas sobre la mesa. Al final de lo llevan.

Los padres de Sally están preocupados. Steve los llama y les cuenta que mañana la dejarán libre. Oímos como Livy pregunta si es su papá quién ha llamado. La mujer no le responde.

 

Esa misma noche Stella recibe la llamada de la científica para comunicarle que los restos de ADN coinciden con los de Joe, el hermano fallecido de la víctima que se ha salvado. Stella baja a lo que parece que son los calabozos, pero antes despierta  ala agente McNally para que sea ella quien le haga la visita a Spector y para informarle que “queda arrestado por el asesinato de Joseph Brawley y el intento de asesinato de Ann Brawley“. Paul la observa, una potencial víctima se le ha presentado. Mientras por la pantalla Stella ha visto y ve cada uno de los gestos de Spector. La pantalla se queda a oscuras, pero de pronto vemos a Paul de pie justo debajo de la cámara y mirando fijamente a ella. Sabe que Stella lo observa al otro lado.

 Mientras, en algún lugar de la ciudad otro equipo policial encuentra un coche abandonado que ha sido quemado en medio de un descampado, en medio de la nada.

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!


Etiquetas:,